Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos asaltantes mueren tras atacar una muestra de caricaturas de Mahoma

La policía de Garland (Dallas) mata a los dos agresores

Un concurso pagaba 10.000 dólares por el mejor dibujo del profeta

Un policía fuertemente armado en la exposición de Garland.

Dos hombres han muerto abatidos por la policía tras abrir fuego en la tarde del domingo en la entrada de un centro cultural donde se celebraba una muestra de caricaturas e imágenes del profeta Mahoma en la localidad de Garland, cerca de Dallas (Texas). Los asaltantes hirieron de un disparo a un guardia de seguridad antes de ser abatidos por los agentes. Por el momento, solo se conoce la identidad de uno de los agresores, Elton Simpson, que ya había sido investigado por vínculos con el terrorismo, según informa la prensa estadounidens

Cerca de las siete de la noche (hora local) dos hombres estacionaron su vehículo cerca del Centro Curtis Culwell, donde se celebraba una muestra/concurso de imágenes del profeta Mahoma, cuya representación está prohibida por el islam. Los asaltantes dispararon e hirieron levemente en el tobillo a un guardia de seguridad y la policía respondió con un tiroteo en el que murieron los dos atacantes. Equipos de SWAT y del FBI llegaron al lugar para inspeccionar los alrededores en busca de explosivos.

El acto estaba organizado por una asociación a favor de la libertad de expresión y crítica con el Islam llamada American Freedom Defense Initiative. De hecho, los organizadores contaban con la polémica que podía generar su "Primera exposición anual y concurso de arte sobre Mahoma", por lo que habían contratado a 40 agentes de seguridad. La exposición tenía imágenes históricas y contemporáneas del profeta, una acción considerada blasfemia para los creyentes del Islam. Además, el evento incluía un concurso para la mejor caricatura presentada con un premio de 10.000 dólares.

Tras el tiroteo, la policía, que temía que el coche de los asaltantes pudiera contener explosivos, envió a un equipo de desactivación de explosivos y evacuó el centro y los establecimientos cercanos, incluyendo un supermercado Walmart. Algunos tuits de gente que acudió a la exhibición han descrito cómo las personas comenzaron a cantar canciones patrióticas mientras esperaban ser evacuados a una escuela cercana.

Los organizadores enfatizaron que el eje central del encuentro era el derecho “a la libertad de expresión que les da la primera enmienda de la Constitución”. Los asistentes debieron pagar 25 dólares por la entrada. Un premio de 10.000 dólares le esperaba a la mejor caricatura de la jornada.

Tom Trento, uno de los líderes de la organización, aclaró que no era un evento "antiislam". "Espero que nadie piense eso. La primera enmienda protege todo tipo de expresión y ese es el tema para nosotros”, dijo cuando el concurso iniciaba.

El líder xenófobo holandés Geert Wilders da un discurso en la exposición.
El líder xenófobo holandés Geert Wilders da un discurso en la exposición. EFE

Sin embargo, Geert Wilders, el líder xenófobo holandés de extrema derecha, fue uno de los oradores del evento. "Estoy en shock, este es un ataque a las libertades de todos nosotros", dijo a la agencia AFP.  

La American Freedom Defense Initiative, basada en Nueva York, alcanzó cierta notoriedad nacional cuando llevó a cabo una campaña en contra de la construcción de un centro islámico en las cercanías de World Trade Center. Tras los hechos de esta tarde su presidenta, Pamela Geller, escribió en su página web: “Esta es una guerra. Una guerra contra la libertad de expresión ¿qué vamos a hacer? ¿Nos vamos a rendir frente a estos monstruos?” . En enero el mismo centro Curtis Culwell fue el escenario de una conferencia en apoyo al profeta Mahoma. Localmente se generó cierta polémica por la decisión de autorizar la exhibición caricaturesca.