Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francia aprueba que las cajetillas de tabaco sean todas iguales en 2017

Fumar en el coche, cuando haya un menor de 12 años dentro, también queda prohibido

Protesta contra la Ley de Modernización del Sistema de Salud. Ampliar foto
Protesta contra la Ley de Modernización del Sistema de Salud. afp

La Cámara baja francesa ha aceptado las propuestas del Gobierno de François Hollande para luchar contra el tabaquismo. La presión de las tabaqueras ha obligado a demorar su entrada en vigor hasta el 1 de enero de 2017. A partir de entonces, no se venderán paquetes de cigarrillos con diseño propio de cada marca. Todos tendrán el mismo color y el mismo formato, portarán la marca en tamaño discreto y el 65% de la superficie se dedicará a las advertencias del riesgo que el tabaco comporta para la salud. Fumar dentro del coche, siempre que haya un menor de 12 años en el interior, también queda prohibido, y tampoco se podrán utilizar los cigarros electrónicos en lugares públicos cerrados. La medida se incluye en la Ley de Modernización del Sistema de Salud aprobada este martes por 311 votos contra 241.

Además, coincidiendo con el 40º aniversario de la despenalización del aborto en Francia gracias a la llamada Ley Veil (por la exministra Simone Veil), el Gobierno socialista logró sacar adelante una norma que aligera los trámites para interrumpir el embarazo. La gestante ya no estará obligada a mantener una semana de reflexión antes de someterse a la operación (en España son tres días). Desde el pasado año, el aborto es en Francia un derecho de las mujeres. Así lo estableció la ley promovida por la entonces ministra de Igualdad, Najat Vallaud-Belkacem, que criticó públicamente la reforma del aborto que preparaba el Ejecutivo de Mariano Rajoy. El principal partido de la oposición de centro-derecha, la UMP, ha rechazado de plano el cambio ahora introducido.

La amplia ley sanitaria ha generado un fuerte rechazo entre la clase médica. La medida estrella es terminar con parte del pago que hacen ahora los pacientes (y reembolsaba el sistema público). En el próximo futuro, el Estado pagará directamente esa parte a los médicos, que se quejan de ver aumentada su carga burocrática. El Gobierno les ha garantizado que percibirán el dinero en un máximo de siete días. La ley consagra el derecho al olvido para los enfermos de cáncer. Así no se verán penalizados en caso de necesitar un crédito, por ejemplo.

Por último, los familiares no siempre tendrán la última palabra para donar los órganos del fallecido, una medida similar a la que rige en España aunque en la práctica las familias tienen la última palabra.