Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Constitucional alemán ampara que las maestras utilicen velo islámico

La sentencia da la razón a dos profesoras que protestaron ante la prohibición del pañuelo

Una profesora musulmana, ante el Constitucional alemán, en 2003.
Una profesora musulmana, ante el Constitucional alemán, en 2003. AFP

El Tribunal Constitucional alemán, la máxima instancia jurídica del país, ha sentenciado este viernes que la prohibición absoluta del uso del pañuelo islámico que afectaba a las maestras de la escuela pública no es compatible con la Ley Fundamental germana. De esta forma, ha puesto fin a una prerrogativa que daba prioridad a los valores y tradiciones cristianas en las aulas.

La sentencia afecta a ocho estados federados (Baden-Würtemberg, Baviera, Berlín, Bremen, Hesse, Baja Sajonia, Renania del Norte Westfalia y Sarre) que habían legislado en el pasado para prohibir el uso del pañuelo islámico y corrige asimismo una decisión del propio tribunal anunciada en 2003 que defendía la prohibición. La medida del tribunal, que tiene su sede en Karlsruhe, le da la razón a dos maestras musulmanas que recurrieron en el estado de Renania del Norte Westfalia a la prohibición que imperaba en esa región.

Las dos maestras, para evitar ir a clase con la cabeza descubierta, habían optado por usar sendas y vistosas txapelas vascas, por lo cual fueron amonestadas por parte de la dirección escolar y debieron hacer frente a una demanda ante la magistratura de Trabajo.

La sentencia también señala que una prohibición del pañuelo islámico solo es viable si su uso conlleva un “peligro concreto” que pueda alterar el orden escolar o viole el principio de neutralidad religiosa. Según los jueces, un simple “peligro abstracto” no debe dar motivo a vetar el uso del pañuelo o de otras prendas que puedan ser identificadas como expresión de pertenencia a una religión predeterminada.

La resolución adoptada por la Corte de Karlsruhe también puso fin a una medida que existía en el Land de Renania del Norte Westfalia y que daba prioridad a las tradiciones cristianas en las escuelas, una medida que, según los jueces, podía ser usada en detrimento de otras religiones.

El debate sobre el uso del pañuelo islámico en las escuelas se inició en 1998 en el estado de Baden-Würtemberg, donde las autoridades impidieron la contratación de una maestra musulmana por negarse a dar clases sin el pañuelo. En 2003, fue el propio Tribunal Constitucional el que echó más leña al fuego al estimar que una prohibición era posible si afectaba al orden escolar, una consideración que alentó a varios estados a decretar la prohibición absoluta, como ocurrió en Renania del Norte Westfalia en 2006, una medida adoptada por el Gobierno demócrata cristiano-liberal.

La sentencia dada a conocer el viernes ha sido aplaudida por Sylvia Löhrmann, del partido Los Verdes, la ministra de Educación de Renania del Norte Westfalia. Löhrmann ha señalado que el islam es parte de la sociedad multi-religiosa de este Land, el más poblado de Alemania. El Consejo Central Musulmán, por su parte, ha emitido un comunicado en el que señala que la sentencia "honra a las mujeres musulmanas en Alemania" y hace posible que ellas tengan claras perspectivas de trabajo en las escuelas.

La sentencia de la principal instancia jurídica del país también puede tener otras dos consecuencias indirectas en Alemania, un país donde viven unos 3,8 millones de musulmanes. Por una parte, refuerza la valiente decisión de la canciller Angela Merkel, que tuvo el coraje de señalar que el islam pertenece a Alemania y prometió, ante el Bundestag, proteger a la comunidad musulmana. "La inmensa mayoría de los musulmanes vive en forma pacífica y respeta la Constitución y las leyes", dijo Merkel el pasado mes de enero.

Pero la sentencia también puede dar alas al movimiento xenófobo Pegida, que ha echado raíces en Dresde gracias a su discurso en contra de la inmigración y del fanatismo religioso que impera en el mundo islámico, un peligro que amenaza al país.