Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Israel lanza unas grandes maniobras militares por sorpresa en Cisjordania

El Ejército moviliza a 13.000 soldados en vísperas de una reunión de los líderes palestinos

Soldados israelíes de maniobras en Cisjordania, este 1 de marzo.
Soldados israelíes de maniobras en Cisjordania, este 1 de marzo. AFP

En un despliegue sin precedentes en los últimos tres años, el Ejército movilizó ayer a 13.000 reservistas para participar en unas maniobras en Cisjordania ante una teórica revuelta palestina derivada en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad de Israel. Unos 3.000 soldados fueron convocados para que se presentaran en sus unidades y otros 10.000 recibieron mensajes telefónicos para situarse en estado de alerta ante una “intervención por sorpresa en el Comando Central", zona que controla los territorios ocupados por Israel tras la guerra de 1967. En las operaciones, en las que se simulan secuestros y evacuaciones de heridos, participan vehículos blindados con apoyo aéreo, así como unidades de inteligencia.

Los ejercicios militares se producen en un momento en el que los dirigentes palestinos se plantean suspender la cooperación con Israel en materia de seguridad, después de la cancelación de la transferencia de fondos de los tributos que el Gobierno israelí recauda en nombre de la Autoridad Palestina. El Gobierno israelí adoptó la decisión tras la solicitud palestina de integrarse en organizaciones internacionales como la que rige la Corte Penal Internacional.

Una portavoz militar aseguró que los ejercicios “se llevan a cabo de tiempo en tiempo”, como ya ocurrió en 2012, y no están ligados a ninguna amenaza concreta. Otra fuente castrense citada por el diario Haaretz reconocía que el Ejército se plantea el escenario del estallido de un conflicto en Cisjordania en las próximas semanas.

La Organización para la Liberación de Palestina (OLP) tiene previsto reunirse el miércoles en Ramala para estudiar “las relaciones con Israel”, según declaraciones de Mahmud al Alul, alto cargo de Fatah, el partido del presidente palestino, Mahmud Abbas, informa Reuters.

La prensa israelí baraja la fórmula de la devolución de competencias por parte del Gobierno de Abbas al Ejecutivo de Netanyahu. La campaña electoral en marcha parece aplazar cualquier decisión que vaya a tomar la dirección política de la OLP hasta al menos dentro de 15 días, tras la celebración de los comicios en Israel, con el fin de evitar que salgan reforzados en las urnas los partidos menos dispuestos a un acuerdo con los palestinos.