Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Congreso de EE UU evita a última hora un cierre parcial del Gobierno

Ante la división republicana, aprueba un presupuesto de una semana del Departamento de Seguridad Nacional

El líder republicano del Congreso, Boehner, este viernes.
El líder republicano del Congreso, Boehner, este viernes. AP

En una jornada rocambolesca y bajo la presión del tiempo, el Senado y el cambio de criterio de los legisladores demócratas de la Cámara de Representantes evitaron a última hora de este viernes que el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) de Estados Unidos se quedara sin fondos, lo que hubiese ocurrido si el Congreso no aprobaba su presupuesto antes de medianoche.

Los dos hemiciclos optaron por una pírrica solución de compromiso para evitar un cierre parcial del DHS: aprobar un presupuesto de solo una semana -en vez del habitual de un año- para ganar tiempo y limar asperezas internas. Es un remedio temporal que simplemente pospone el problema y que ha evidenciado diferencias estratégicas en el seno de los conservadores un mes y medio después de estrenar su mayoría en el Congreso.

El DHS es el ente responsable de vigilar las fronteras del país, aplicar las normas migratorias y coordinar la seguridad antiterrorista. En caso de haberse quedado sin fondos, el 85% de sus empleados hubiese tenido que seguir trabajando pero sin cobrar hasta que un presupuesto fuese aprobado.

Es un remedio temporal que simplemente pospone el problema y que ha evidenciado diferencias estratégicas en el seno de los conservadores un mes y medio después de estrenar su mayoría en el Congreso

El origen de la crisis está en el intento del Partido Republicano de utilizar la renovación del presupuesto del DHS -los fondos del resto del Gobierno fueron aprobados en diciembre- como un instrumento de presión contra las medidas unilaterales en inmigración anunciadas en noviembre por el presidente Barack Obama. Las medidas -actualmente bajo suspensión temporal de la justicia- frenarían la deportación de hasta cinco millones de indocumentados.

A mediados de enero, la Cámara de Representantes aprobó un presupuesto del DHS con cláusulas que revertían no solo esas medidas de noviembre, sino otras similares de 2012. Para que esa propuesta se convirtiera en ley debía ser validada por el Senado, donde pese a la mayoría republicana eran necesarios seis escaños demócratas para lograr su aprobación.

Ante la ausencia de ese apoyo demócrata, los republicanos del Senado apostaron el martes por una alternativa, que fue criticada por el ala dura conservadora de la Cámara de Representantes: un presupuesto anual del departamento sin contener cláusulas antiinmigración. El pleno del Senado aprobó la mañana de este viernes ese presupuesto.

Para que entrara en vigor -y la posterior firma de Obama- tenía que ser validado por la Cámara. Pero su presidente y máximo dirigente republicano en el Congreso, John Boehner, rechazó hacerlo y optó por someter a votación un presupuesto de tres semanas, una solución temporal para evitar el cierre parcial del DHS sin levantar del todo la presión contra el decreto migratorio de Obama.

Sin embargo, en un duro revés para Boehner, esa alternativa fracasó. El presupuesto de tres semanas no recibió la tarde del viernes -a seis horas del vencimiento de fondos- suficientes apoyos. Una cuarta parte de los representantes republicanos votó en contra, en un reflejo de que el sector más beligerante de la bancada rechaza una solución temporal y aboga por dejar sin dinero al DHS como vía de presión contra las medidas migratorias de Obama. La mayoría de los representantes demócratas también lo rechazó por considerar que lo necesario es un presupuesto anual -como el aprobado horas antes por el Senado- y no un parche de tres semanas.

Ante este escenario y muchos nervios en los pasillos del Capitolio, el líder republicano del Senado, Mitch McConnell, acudió al rescate de Boehner, junto al apoyo demócrata, impulsando una nueva alternativa para evitar el cierre parcial del departamento de seguridad. Se sometió a votación del pleno un presupuesto de una semana del DHS, que fue aprobado con votos de ambos partidos.

El embrollo refleja una imagen de desunión, que puede hacer daño a los conservadores en la opinión pública y cuestiona el liderazgo de Boehner

A continuación, la pelota volvió a la Cámara de Representantes, que aprobó el presupuesto cuando quedaban justo dos horas para medianoche, la hora límite para evitar que el DHS se quedara sin fondos. A diferencia de la propuesta de un presupuesto de tres semanas, la de una semana contó con el apoyo mayoritario de los legisladores demócratas porque, según dijo la líder de la bancada Nancy Pelosi, eso hará que en los próximos días la Cámara vote un presupuesto anual del DHS desvinculado de las medidas migratorias, como el ya aprobado por el Senado.

Tras el visto bueno del Congreso, el presidente Obama firmó la ley para que entrara en vigor, según informó la Casa Blanca en un comunicado, difundido diez minutos antes de medianoche.

El embrollo político -con intercambios de reproches entre republicanos de la Cámara y el Senado sobre la necesidad de dejar sin fondos al DHS como instrumento de presión contra la Casa Blanca- refleja una imagen de desunión, que puede hacer daño a los conservadores en la opinión pública. Y pone en duda la capacidad de Boehner de mantener unidos a sus legisladores y su sintonía con McConnell. Durante esta crisis, ambos parecían actuar por separado urgiendo al otro hemiciclo a mover ficha.

Tras hacerse con el control de las dos cámaras del Congreso en las elecciones legislativas de noviembre, Boehner y McConnell prometieron que se dejaría de legislar de crisis en crisis tras cuatro años de parálisis en el Capitolio, que los conservadores atribuían al dominio demócrata de una de las cámaras. Esta era su primera gran prueba para demostrar lo contrario: que la disfuncionalidad se había acabado. La semana que viene se prevé intensa, con un nuevo debate sobre el presupuesto del DHS y la estrategia republicana contra las medidas migratorias de Obama.