Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Texas aconseja no viajar a México en las vacaciones de ‘spring break’

El Departamento de Seguridad texano afirma que siete de los ocho principales carteles mexicanos actúan en la frontera

Una patrulla fronteriza en el límite entre Texas y México.
Una patrulla fronteriza en el límite entre Texas y México. AP

“No viaje a México” en las vacaciones de primavera. Esa fue la advertencia entregada esta semana por el Departamento de Seguridad Pública de Texas (DPS), una postura de la que no se ha retractado en los últimos cinco años. Aunque la nota reconoce los “grandes avances” del Gobierno mexicano en su lucha contra la violencia de los cárteles del narcotráfico, en privado la incertidumbre sobre la situación de México, especialmente en la frontera, es intensa.

Texas emitió por primera vez la advertencia en 2010. Está dirigida especialmente a los estudiantes universitarios, que tienen a México como uno de sus destinos predilectos para pasar las vacaciones de primavera, el spring break. ¿Las razones? La inseguridad y el peligro al otro lado de la frontera. Entonces, la agencia se respaldó en un reporte sobre la violencia elaborado por el Departamento de Estado.

Pero este año el mensaje llegó sin números. “El gobierno de México ha logrado grandes avances en la lucha contra los cárteles y el departamento elogia su compromiso continuo con ese esfuerzo. El DPS tiene la responsabilidad de informar al público sobre la seguridad, los riesgos y las amenazas que puede implicar el viaje y, basados en la naturaleza impredecible en la violencia de los carteles y otros elementos criminales, el departamento urge a los individuos que no viajen a México”, detalla la declaración oficial.

El departamento “reconoce que mucha gente viaja a México y no sufre ningún incidente, pero los riesgos no pueden ser ignorados”

El secretario de prensa de DPS, Tom Vinger, explicó a este periódico a través de un correo electrónico que el departamento “reconoce que mucha gente viaja a México y no sufre ningún incidente, pero los riesgos no pueden ser ignorados”.

La diplomacia mexicana ha batallado contra este tipo de declaraciones, sin conseguir un cambio. Consultados por EL PAÍS sobre los encuentros que el Gobierno mexicano ha sostenido con el DPS sobre seguridad en la frontera, fuentes del consulado de México en Houston declinaron hacer comentarios.

La estrategia del Gobierno de Enrique Peña Nieto ha sido enfatizar las estadísticas de turismo y reforzar la imagen de seguridad para los visitantes. De acuerdo con información del Banco de México, el número de turistas internacionales superó los 29 millones en 2014, 20,5% más que 2013. El ingreso de divisas internacionales a México gracias al turismo registró un máximo histórico el año pasado y sumó 16.258 millones de dólares, 16,6% por encima del registrado en 2013.

México recibió un 20% más de turistas internacionales en 2014 con respecto al año anterior

Pero para el DPS, la imagen de México deja mucho que desear. Un reporte elaborado por el departamento, destinado a legisladores estatales y difundido por The Houston Chronicle, indica que las agencias de seguridad en la frontera han arrestado a supuestos miembros de grupos terroristas como Al Shabab y Al-Itihaad al-Islamiya. “Inmigrantes de países conocidos por la presencia terrorista continúan ingresando ilegalmente a EE UU por Texas de manera frecuente y es imposible determinar cuántos han entrado al país sin ser detectados”, detalló el documento.

El informe asegura que siete de los ocho principales carteles mexicanos operan en todo el estado y añade que han reclutado a pandillas transnacionales y estatales para el tráfico de personas y de drogas.

El Gobierno de Barack Obama ha insistido en que la frontera está hoy más segura que nunca

Texas y el Gobierno federal de EE UU se han enfrascado en una discusión eterna por la situación de seguridad en México y especialmente en la frontera. La Administración de Barack Obama ha insistido en que la zona está hoy más segura que nunca.

En el año fiscal de 2014, Estados Unidos arrestó a 313.000 inmigrantes en la frontera. El DPS ha gastado más de cien millones de dólares en el despliegue de tropas de la Guardia Nacional. Actualmente hay más de 21.000 agentes de la patrulla fronteriza en la zona, pero el reporte del departamento estima que al menos 76.000 agentes podrían fortalecer el área.