Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francia utiliza el portaviones ‘Charles de Gaulle’ para bombardear al EI

París retira por vez primera el pasaporte a presuntos yihadistas que iban a viajar a Siria

Imágenes de archivo del 'Charles de Gaulle'.

Francia ha utilizado este lunes por vez primera el portaaviones de propulsión nuclear Charles de Gaulle, buque insignia de su flota, para lanzar bombardeos contra posiciones del Estado Islámico (EI) en Irak, según ha informado el Ministerio de Defensa. Con la entrada en acción del buque en esas misiones, París duplica su capacidad para intervenir contra los yihadistas en Irak.

En los bombardeos de este lunes participaron ocho cazabombarderos que habían despegado del portaaviones, situado en el golfo Pérsico, para lanzar bombas de 250 kilogramos sobre sus objetivos. El buque transporta 12 aviones Rafale y 9 Super Étendard y permanecerá en la zona varias semanas más.

El ministro de Defensa, Jean-Yves Le Drian, se desplazó hasta el barco para asistir a las primeras operaciones y destacó “la firmeza total” de Francia en la guerra contra los yihadistas. También señaló, informa su departamento, que con estos bombardeos desde el Charles de Gaulle se inicia “una nueva etapa”.

El portaaviones zarpó el pasado 13 de enero de Toulon, al sureste de Francia, solo unos días después de los ataques yihadistas de París, ocurridos entre el 7 y el 9 de ese mes. Entonces, el presidente François Hollande ya señaló que el barco sería empleado para reforzar la operación de castigo al Estado Islámico. El buque insignia francés está acompañado por un submarino nuclear y dos fragatas, una antisubmarina y otra antiaérea.

El buque insignia francés está acompañado por un submarino nuclear y dos fragatas, una antisubmarina y otra antiaérea

Hasta ahora, los aviones franceses que participan en los bombardeos contra el Estado Islámico han actuado desde las bases de Al-Dhafra, en Abu Dabi (Emiratos Árabes Unidos) y Azraq (Jordania). En la primera están basados nueve Rafale y, en la segunda, seis Mirage 2000. Los primeros bombardeos se registraron el pasado 18 de septiembre. Francia fue el primer país europeo en involucrarse militarmente en ese conflicto.

Por otro lado, y también por vez primera, Francia ha aplicado este lunes la nueva legislación antiterrorista aprobada el año pasado precisamente para combatir a las redes yihadistas dedicadas a reclutar combatientes para el EI. La policía ha retirado el pasaporte a seis personas sospechosas de querer viajar a Siria para incorporarse a los combates. Algunos de ellos fueron denunciados por su propio entorno a través de un “teléfono verde” creado por las fuerzas de seguridad al que habitualmente acuden familiares o amigos de presuntos futuros combatientes.

El ministro del Interior, Bernard Cazeneuve, ha informado de que, además de esa media docena, su departamento tiene en marcha otros 40 expedientes de retirada de pasaportes para los próximos días.

De acuerdo con la nueva legislación, aprobada en noviembre, la policía puede retirar el pasaporte y, por tanto, impedir viajar al extranjero, a los sospechosos de intentar incorporarse a las filas del EI. La prohibición es por seis meses ampliable a dos años. La decisión se produce en el ámbito administrativo, aunque los afectados pueden recurrir a posteriori a la justicia.

Según la normativa, la policía debe comunicar los datos de los afectados a todos los países del espacio Schengen para que tampoco puedan viajar fuera de Europa desde cualquier otro país adscrito al acuerdo de libre movimiento de ciudadanos.

Más información