Las prostitutas retiran los cargos de proxenetismo contra Strauss-Kahn

El tribunal de Lille que juzga al exdirector del FMI, de todos modos, puede condenarle

Dominique Strauss-Kahn sale de su hotel, en Lille, este lunes.
Dominique Strauss-Kahn sale de su hotel, en Lille, este lunes. FRANCOIS LO PRESTI (AFP)

La tormenta judicial que se cierne sobre el exdirector del Fondo Monetario Internacional Dominique Strauss-Kahn parece despejarse. Las tres partes civiles personadas en la causa que pedían la condena del expolítico por proxenetismo agravado, el llamado caso Carlton, han retirado este lunes sus demandas. Se trata de la Asociación de Equipos de Acción contra el Proxenetismo y de dos exprostitutas que participaron en las orgías organizadas entre 2008 y 2011 para Strauss-Kahn cuando este dirigía el organismo internacional.

El tribunal de Lille (al norte de Francia) que juzga al expolítico francés, conocido por sus siglas DSK, podría, de todos modos, condenarle. El proxenetismo agravado está penalizado en Francia con 10 años de cárcel y una multa de 1,5 millones de euros. “No obstante”, ha aclarado a este periódico desde Lille el abogado de la asociación contra el proxenetismo David Lepidi, “es evidente que la situación es ahora más favorable para DSK”.

Más información
Strauss-Kahn niega ser un proxeneta ante el tribunal que le juzga
Femen contra Strauss-Kahn
La sombra de la conspiración política sobrevuela el juicio a DSK
Francia abre el juicio por proxenetismo contra Strauss-Kahn

El proceso contra DSK y otros 13 imputados se inició en Lille el pasado 2 de febrero y esta es la tercera y última semana de la vista oral, si bien existe la posibilidad de que se prolongue una semana más. El tribunal escuchó a DSK durante dos días y medio la semana pasada. Este se defendió asegurando que desconocía que las mujeres que acudían a sus encuentros sexuales fueran prostitutas. El círculo de amigos del expolítico, también encausado, que se encargaba de llevarle a las mujeres a las orgías, han asegurado en todo momento que este desconocía la condición de aquellas. Incluso las dos exprostitutas constituidas como parte civil acusaron a DSK de brutalidad en sus demandas sexuales y de fingir desconocimiento sobre el hecho de que estuvieran siendo pagadas por sus servicios, pero también añadieron siempre que nunca hablaron de dinero directamente con el imputado.

El secretario general de la fiscalía de Lille, Christophe Amunzateguy, ha insistido a este periódico que nada está decidido. “Hay un juez instructor que sí ha considerado que DSK pudo cometer el delito de proxenetismo agravado y hay un tribunal, el que ahora le juzga, que es soberano para decidir al respecto”. Se da la circunstancia de que durante la instrucción del caso, la fiscalía pidió el archivo de la causa contra DSK, razón por la cual se espera que este martes los fiscales insistan en la retirada de la acusación. “Nosotros, por nuestra parte”, dice Lepidi, “creemos que no hay pruebas suficientes para incriminarle”.

La defensa de DSK, formada por tres abogados, será escuchada el miércoles. A partir de ahí será el turno de los demás acusados. La justicia les imputa proxenetismo agravado, pero también estafa, ocultación y abuso de confianza, entre otros delitos. La empresa Eiffage está personada contra los delitos financieros del caso. Uno de los acusados es el empresario David Roquet, propietario de una sociedad filial de Eiffage en Norte Paso de Calais (la provincia a la que pertenece Lille), que trataba directamente con las prostitutas que luego llevaba a DSK bien a Lille, París, Nueva York, Washington o Bruselas; todo dependía de la agenda del expolítico, que abandonó el FMI en mayo de 2011, empujado por una denuncia de violación en el hotel Sofitel de Nueva York.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS