Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE retrasa las nuevas sanciones a Rusia para permitir el diálogo

Kiev solicitó el aplazamiento para poder negociar sin más trabas con Rusia

Federica Mogherini, este lunes durante su comparecencia. REUTERS-LIVE

La Unión Europea trata de retirar todos los obstáculos al diálogo entre Rusia y Ucrania para buscar la paz. Los ministros de Exteriores han acordado retrasar las nuevas sanciones que tenían previsto aprobar este lunes y dejar margen para la reunión cuatripartita entre Rusia, Ucrania, Alemania y Francia que se celebrará este miércoles en Minsk (Bielorrusia). Las medidas restrictivas consistían en añadir a 19 personas y nueve empresas más a la lista de sancionados por la UE, con prohibición de acceder al bloque comunitario y con sus capitales congelados.

La alta representante para la Política Exterior Europea, Federica Mogherini, ha planteado a los ministros la conveniencia de dejar en suspenso esas sanciones como oportunidad para propiciar la negociación, explican varias fuentes comunitarias. “El punto de partida es que la situación sobre el terreno debe mejorar. No solo acordar un alto el fuego, sino ponerlo en práctica”, explicó Mogherini. La iniciativa viene respaldada por Francia y Alemania, que participan desde la semana pasada en el diálogo con Moscú y Kiev, e incluso por los propios ucranios, que ven en este retraso una herramienta de negociación.

Los ministros se han decidido por una fórmula que les permite ganar tiempo pero mantener viva la amenaza: mostrarán este lunes su respaldo a las sanciones y acordarán que se aprueben el próximo lunes si de aquí a entonces no se consensúa lo contrario. De esta forma, se permite el diálogo sin el corsé de las nuevas sanciones y, en caso de que las discusiones del miércoles no den los resultados deseados, los jefes de Estado y de Gobierno, que ya tenían previsto reunirse de manera extraordinaria el jueves en Bruselas, podrán modificar lo acordado o plantear nuevas medidas.

Las sanciones, en todo caso, consisten en la mera extensión de una lista que ya cuenta con 132 personas y 28 empresas, la mayoría de Crimea o de las zonas separatistas del este, consideradas responsables de la escalada de tensión en Ucrania. No existen nombres prominentes de rusos. En la nueva lista que dejarán en suspenso este lunes los ministros sí hay algún nombre ruso, pero de segundo nivel, explican fuentes diplomáticas europeas.

Alemania advierte de que ni siquiera es segura la cita de mañana en Minsk

Pese a todo, el debate sobre el retraso resulta complejo porque en el seno comunitario hay un grupo de países (Polonia y los Bálticos pero también Reino Unido) muy escépticos con la iniciativa de paz y quejosos sobre el hecho de que las únicas sanciones adicionales que haya decidido aprobar Bruselas consistan en ampliar la lista de sancionados. Estos países abogan por introducir medidas de más calado (sanciones económicas, que restringen la financiación europea a Rusia, las importaciones y las exportaciones) ante la escalada de tensión que ha vivido Ucrania en las últimas semanas.

“Hasta que veamos que Rusia cumple sobre el terreno no podemos aliviar la presión de ninguna manera”, ha argumentado el ministro británico, Philip Hammond, a su llegada a la reunión. El jefe de la diplomacia lituana, Linas Linkevicius, ha esbozado un argumento similar: “Todos esperamos que haya una solución diplomática, nadie quiere la Guerra, pero solo podemos juzgar por lo que pasa sobre el terreno, no podemos creer una sola palabra de los líderes rusos”.

En el flanco más conciliador y sobre todo más inquieto por el alto coste que las sanciones tienen para la Unión Europea, el ministro español, José Manuel García-Margallo, ha ilustrado con cifras ese perjuicio económico para el club comunitario: “Las sanciones tienen un coste importante para todos; hasta ahora la UE ha perdido 21.000 millones de euros en exportaciones”.

Pese a todo, los ministros saben que las negociaciones de paz son frágiles y que el intento anterior de lograr algo un alto el fuego, pactado en Minsk a principios de septiembre, ha fracasado. El ministro alemán, Frank-Walter Steinmeier, advirtió de “ni siquiera es todavía seguro” que la reunión del miércoles se celebre.

Más allá de las negociaciones, la UE promueve una conferencia internacional de donantes para lograr unos 13.000 millones de euros que cubran las lagunas de financiación en Ucrania. “No podemos esperar hasta que el conflicto se resuelva”, indicó a Reuters el comisario europeo de Vecindad, Johannes Hahn. El objetivo es fijar la reunión en abril en Kiev, pero la fecha no está fijada, aseguró una portavoz de Hahn.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información