Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obama saluda en Washington a su “buen amigo” el Dalai Lama

Ambos líderes coinciden por primera vez en público durante el Desayuno de la Oración

El presidente Obama saluda al Dalai Lama.
El presidente Obama saluda al Dalai Lama. AP

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, celebró este jueves la presencia del Dalai Lama en el Desayuno de la Oración, un evento que reúne cada año en Washington a personalidades del mundo de la política y de todas las religiones. El encuentro, criticado por el Gobierno chino, supone la primera ocasión en la que ambos líderes coinciden en un acto público.

La comitiva presidencial de Obama avanzaba en la gélida mañana de Washington por la Avenida Connecticut, una de las principales arterias de la capital, hasta el hotel Washington Hilton. Allí se celebra cada año desde 1953 esta cita obligada para la clase política y religiosa de EE UU. Este jueves, la presencia del Dalai Lama congregó a la entrada del recinto a decenas de miembros de la comunidad tibetana de la capital. En la acera de enfrente, otro grupo de manifestantes rechazaba el apoyo de Obama al líder.

La cita del Desayuno de la Oración, creado en 1953 durante la presidencia de Dwight Eisenhower, es convocada cada año por una opaca organización llamada ‘La Familia’. Obama no ha faltado a ninguno desde que llegó a la Casa Blanca. Este jueves, frente a él, 3.600 invitados de 130 países y los 50 Estados del país, así como representantes de todas las religiones, escuchaban su reflexión sobre la separación entre religión y estado en la que se fundó EE UU.

El Dalai Lama saluda a la asesora del presidente, Valerie Jarrett.
El Dalai Lama saluda a la asesora del presidente, Valerie Jarrett. REUTERS

La cita estaba marcada además por la presencia del Dalai Lama, a quien Obama dio la bienvenida como “un buen amigo” y su “inspiración”. Entre interrogantes sobre si este año también se reunirían en privado, el presidente habló del líder tibetano como “un ejemplo poderoso de lo que significa practicar la compasión”.

El Dalai Lama y Obama se reunieron en privado en la Casa Blanca el año pasado -aunque no en el Despacho Oval del presidente-, un gesto que siempre es criticado por el Gobierno de China como un respaldo a la independencia de Tibet. Este jueves, el Dalai Lama, que huyó al exilio en India en 1959, después del intento fallido de Tibet para alcanzar su independencia del Gobierno chino estaba sentado junto a Valerie Jarrett, una de las asesoras más cercanas al presidente Obama.

El mandatario estadounidense celebró este jueves la ocasión para tomar una pausa en un momento en el que nos “distraemos constantemente” y “no podemos estar diez minutos sin mirar un teléfono”. De las bromas, Obama pasó a hablar de sociedades más fuertes porque abrazan y respetan todas las religiones o cómo el hecho de que en EE UU el Gobierno no profese ninguna religión “ni obligue a nadie a practicar una en particular” tiene como resultado una cultura en los ciudadanos pueden practicar su confesión “en libertad, con orgullo, sin miedo ni intimidación”.

Simplemente porque tengamos el derecho a decir una cosa no quiere decir que debamos dejar de cuestionar a quienes quieren insultar a otros"

Obama celebró la importancia de las garantías de libertad de expresión y de religión, reconocidas en la Constitución -un texto en el que no aparece la palabra ‘Dios’- dentro de debates como el suscitado por las caricaturas publicadas en la revista francesa Charlie Hebdo, víctima de un ataque terrorista en París el pasado mes de enero. “Si defendemos el derecho legal de una persona para insultar la religión de otra, estamos igualmente obligados a usar nuestra libertad de expresión para condenar esos insultos”, dijo el presidente entre aplausos. “Simplemente porque tengamos el derecho a decir una cosa no quiere decir que debamos dejar de cuestionar a quienes quieren insultar a otros en el nombre de la libertad de expresión”.

Obama acusó en su discurso a quienes utilizan la religión con fines “nihilistas” de intentar “retorcer y distorsionar la fe”. Calificó al Estado Islámico de “culto de la muerte”. Y a quienes justifican la violencia con la religión, les recordó que “ningún dios aprueba el terror”. Este jueves se esperaba la presencia del rey Abdalá II de Jordania, quien se vio obligado a regresar a su país después de que el Estado Islámico publicara un vídeo con la ejecución del piloto jordano capturado tras un accidente en territorio sirio.

El Desayuno de la Oración sirve también para reconocer a algunas de las personalidades nacionales más relevantes del momento. Por el podio presidencial han pasado desde la pakistaní Benazir Bhutto hasta el cantante y activista Bono, la madre Teresa de Calcuta, el británico Tony Blair o el español José Luis Rodríguez Zapatero. Este jueves, Barack y Michelle Obama estuvieron acompañados del secretario de Vivienda, Julián Castro, la responsable de las Fuerzas Aéreas y Kent Brantly, el enfermero estadounidense que sobrevivió al ébola.

El papa Francisco, en el Congreso de Estados Unidos

El portavoz de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, anunció este jueves que el papa Francisco ofrecerá un discurso ante el Congreso con motivo de su próxima visita a Estados Unidos. El próximo 24 de Septiembre, por primera vez, un Papa se dirigirá a los legisladores en el Capitolio.

"En un momento de gran inestabilidad global, el mensaje de compasión y de dignidad humana del Santo Padre ha conmovido a personas de todas las religiones y orígenes", declaró Boehner en un comunicado este jueves. Sus enseñanzas, sus oraciones y su ejemplo personal nos recuerdan la bendición de las cosas simples y nuestras obligaciones con el prójimo".

Para Nancy Pelosi, representante de California y líder de la minoría demócrata, “el papa Francisco ha renovado la fe de los católicos en todo el mundo e inspirado a una nueva generación, independientemente de su religión, para convertirse en instrumentos de la paz”.