Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obama y Modi avanzan la relación comercial EE UU-India

El presidente estadounidense asistió hoy como invitado de honor al desfile del Día de la República indio en Nueva Delhi

Barack Obama, junto a Narendra Modi, hoy en Nueva Delhi. Ampliar foto
Barack Obama, junto a Narendra Modi, hoy en Nueva Delhi. AFP

El presidente de EE UU, Barack Obama, expresó hoy lunes el compromiso de su gobierno a incrementar el intercambio comercial y de inversiones con India, un país con el que Washington está intensificando lazos. Obama participó en una reunión con empresarios indios en Nueva Delhi, tras asistir como invitado de honor al desfile anual del Día de la República, el primer presidente estadounidense al que se concede esta distinción.

La relación comercial bilateral alcanza los 100.000 millones de dólares anuales, una cifra considerable –y alimentada sobre todo por el sector de Defensa– pero que ambos socios consideran que se encuentra muy por debajo de su potencial. Los dos aspiran a multiplicar ese número por cinco en una década. Como comparación, el volumen de intercambio comercial entre EE UU y China es hoy día de 560.000 millones de dólares anuales.

“Hay un gran potencial”, aseguró Obama, que agregó que “queremos ver más comercio. Queremos ver más inversiones”. En particular, EE UU está interesado en expandir su inversión en áreas como las energías limpias o la conservación del medioambiente, según mencionó.

Por su parte, Narendra Modi, que llegó al poder al pasado mayo con la promesa de relanzar la economía india, prometió un sistema fiscal “justo” para las empresas extranjeras, uno de los grandes obstáculos que mencionan los hombres de negocios a la inversión foránea en India. Los dos mandatarios anunciaron el domingo, tras conversar durante más de tres horas, un avance para poner en marcha el acuerdo de cooperación nuclear civil que lanzaron en 2006 sus predecesores y que se firmó en 2008.

Modi considera a EE UU una pieza clave en sus planes para el despegue de la economía de su país y “un socio principal para hacer realidad el auge de India”. No se trata únicamente de las inversiones que pueda recibir en sectores muy necesitados, como las infraestructuras, o el intercambio del flujo comercial. El primer ministro indio quiere que su país se convierta en un mayor protagonista en el ámbito global.

Y esa visión coincide con los intereses estadounidenses. La antigua relación históricamente difícil, dominada por la desconfianza de Nueva Delhi hacia Washington, se está viendo reemplazada por un acercamiento gradual. Durante esta visita, Obama y Modi han subrayado su “química personal” y la “fuerte amistad” entre los dos países.

Queremos ver más comercio. Queremos ver más inversiones”, dijo Obama

El consejero adjunto de Seguridad Nacional estadounidense Ben Rhodes señalaba hoy que “sentimos que el espacio está abierto para una colaboración EE UU-India muy ampliada en asuntos regionales y globales, así como en las relaciones comerciales”.

India representa una alternativa a la pujanza de China en Asia, a los ojos de EE UU. Pero además, ambos países comparten un gran interés sobre el desarrollo de la situación en Afganistán y colaboran en la lucha contra el terrorismo. Frente a organizaciones como el Estado Islámico (EI), apuntó hoy Rhodes, Washington y Nueva Delhi pueden cooperar en áreas como la financiación de los grupos extremistas o los combatientes extranjeros. “Hay un gran espacio para la cooperación. Parecerá muy diferente de la de otros países que aporten recursos militares, pero de todos modos será una contribución muy valiosa”, declaró. EE UU también busca el entendimiento con India en áreas como la colaboración en materia de Defensa o incluso el cambio climático, donde Nueva Delhi ha sido mucho menos entusiasta.

La Casa Blanca ha insistido en que el acercamiento no tiene como objetivo limitar a China. “Nadie tiene como objetivo enfrentarse a China o contenerla. Tanto EE UU como India cuentan con relaciones muy estrechas con China en muchos ámbitos”, aseguró Rhodes. Pekín, que ha tratado a su vez de cortejar a Modi desde su llegada al poder –Xi Jinping visitó India en octubre y el primer ministro le ofreció una cena en su vivienda personal en el estado de Gujarat–, ha reaccionado al viaje restándole importancia. Los medios estatales chinos aseguraban que la visita del presidente de EE UU es “más simbólica que pragmática”, pues Washington y Nueva Delhi mantienen aún “graves diferencias” en áreas como el cambio climático.