Francia ve a Tsipras en un potencial aliado frente a la austeridad

El partido de Nicolas Sarkozy es el que ha recibido con mayor frialdad el triunfo de Syriza

François Hollande, el pasado viernes en Davos.
François Hollande, el pasado viernes en Davos.Jason Alden (Bloomberg)

Francia considera que el triunfo de Alexis Tsipras jugará a favor de una nueva política europea alejada de las recetas de austeridad a ultranza para apostar por estímulos que favorezcan el crecimiento y el empleo. Esa ha sido la línea defendida por el presidente François Hollande en la UE en los últimos meses frente al criterio de Berlín, aunque sus posiciones sean mucho más moderadas en comparación con las del nuevo líder griego. De entrada, porque el Gobierno francés ha insistido en todo momento en que respetará las reglas de la UE y hará los esfuerzos necesarios para reducir sus desequilibradas cuentas públicas.

El gubernamental Partido Socialista francés ha sido muy explícito. “La línea antiausteridad se refuerza en Europa”, ha dicho el secretario general para Europa, Philip Cordery, quien considera a Tsipras un potencial “aliado” para las fuerzas antiausteridad de izquierdas”. Con el triunfo de Syriza, hemos asistido a “un oleaje contra la austeridad”, ha repetido el primer secretario del PS, Jean-Christophe Cambadélis.

Hollande prometió una cooperación “al servicio del crecimiento y la estabilidad de la zona euro”

La felicitación más efusiva ha procedido de Jean-Luc Mélenchon, líder de la izquierda radical francesa: “Se abre una página nueva. Quizás tengamos la ocasión de refundar Europa, que se ha convertido en la Europa federal de los liberales”. La más fría, la de Unión por un Movimiento Popular (UMP), de Nicolás Sarkozy, que considera “indispensables” las medidas adoptadas hasta ahora por Atenas “para salvar a Grecia de la bancarrota” y confía en que ahora “no se dilapiden” los sacrificios de los ciudadanos griegos.

Y la más indeseada, la del ultraderechista Frente Nacional. Su líder, Marine Le Pen, que ayer calificó de “bofetada democrática” a la UE lo ocurrido en Grecia, ya había expresado su deseo de un triunfo de Tsipras, pero este le respondió que su partido luchaba precisamente “contra el auge de la extrema derecha” en Europa.

Como segunda potencia de la zona euro, Francia desempeñará un papel preponderante en las negociaciones que se abrirán ahora en la UE con Grecia. Nada más conocerse los resultados en Atenas, Hollande prometió en un comunicado una cooperación entre los dos países “al servicio del crecimiento y la estabilidad de la zona euro”, dentro de un espíritu de “progreso, solidaridad y responsabilidad”. La negociación se centrará en la gestión de la deuda griega. De los 320.000 millones (177% del PIB), alrededor de 47.000 es deuda contraída con Francia, según coincidentes informaciones de fuentes financieras, aunque el Gobierno prefiere no difundir una cifra oficial.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Pese a todo, el Gobierno francés insistió en que mantendrá “todos los esfuerzos” para cumplir sus compromisos con Bruselas para rebajar su déficit en los próximos años, a la vez que desarrolla reformas económicas que, en ningún caso, aseguran, son de austeridad.

Sobre la firma

Carlos Yárnoz

Es Defensor del Lector, llegó a EL PAÍS en 1983 y ha sido jefe de Política, subdirector o corresponsal en Bruselas y París. El periodismo y Europa son sus prioridades. Como es periodista, siempre ha defendido a los lectores. Ahora, oficialmente.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS