Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Abe intenta verificar si los yihadistas han matado a un rehén japonés

"Es un acto de violencia indignante e inaceptable", dice el primer ministro japonés

Captura de pantalla de un vídeo difundido por el Estado Islámico con los dos rehenes japoneses.
Captura de pantalla de un vídeo difundido por el Estado Islámico con los dos rehenes japoneses. AFP

El Gobierno japonés y EE. UU. tratan de determinar la autenticidad de un vídeo colgado en Internet que anuncia la muerte de uno de los dos rehenes japoneses secuestrados por el Estado Islámico (EI), Haruna Yukawa, de 42 años. El Ejecutivo nipón se reunió de emergencia para tratar el asunto poco después de la medianoche local, inmediatamente después de que se conociera el documento. El vídeo “es un acto de terrorismo escandaloso e inaceptable”, declaró el primer ministro, Shinzo Abe, que aseguró que Tokio está utilizando todos los canales diplomáticos disponibles para conseguir la puesta en libertad del periodista autónomo Kenji Goto, de 47 años, sano y salvo.

El documento parece mostrar una imagen de Goto vestido con un mono naranja mientras sostiene en sus manos una fotografía en la que se ve el cuerpo de Yukawa, que aspiraba a convertirse en contratista y que fue secuestrado en Siria el pasado agosto. Una voz que se identifica como Goto culpa a Abe por no haber respondido al ultimátum de 72 horas por el que los terroristas exigían al Gobierno japonés el pago de 200 millones de dólares (172 millones de euros) para poner en libertad a los dos cautivos. El plazo expiró el viernes. “Soy Kenji Goto Jogo. Han visto la foto de mi compañero de celda Haruna Yukawa sacrificado en la tierra del Califato Islámico”, dice la voz, que habla en inglés. “Abe, usted ha matado a Haruna, no se tomó la amenaza en serio y no actuó en 72 horas”.

La voz que aparece en el vídeo también asegura que los captores han cambiado sus exigencias y en lugar de dinero ahora reclaman la puesta en libertad de Sayida Mubarak Atrus al Rishawi, encarcelada en Jordania y todo un icono islamista. “Su demanda es más fácil. Están siendo justos. Ya no quieren dinero. Así que no tenéis que preocuparos por suministrar fondos a terroristas”, afirma. “Es simple. Les entregáis a Sayida y yo quedo en libertad”.

El vídeo, según han puntualizado los analistas, es diferente de otros anteriores en los que el EI anuncia el asesinato de rehenes. No contiene el logo del grupo ni su escenificación es similar a la de otros. Su calidad es también muy inferior.

El ministro portavoz del Gobierno, Yoshihide Suga, confirmó en una rueda de prensa convocada a toda prisa que “se ha colgado un nuevo vídeo en internet en el que aparentemente aparece (Kenji) Goto... Estamos buscando información”. En Washington, el portavoz adjunto del Consejo de Seguridad Nacional Patrick Vendrell indicó en un comunicado que “la comunidad de inteligencia trabaja para verificar la autenticidad (del documento). EE. UU. condena firmemente los actos del EI y exige la liberación inmediata de todos los rehenes restantes”.

La amenaza de muerte contra los rehenes, dada a conocer el martes pasado y que había conmocionado a la cauta sociedad japonesa, obligó a Abe a regresar a Japón de manera anticipada de una gira por Oriente Medio. Allí había anunciado  200 millones de dólares -la misma cifra que demandaban los terroristas en su ultimátum- en ayuda no militar contra el terrorismo. De confirmarse la muerte, sería el primer asesinato de un ciudadano japonés a manos del EI.

Más información