Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“El próximo ‘Charlie’ será divertido”

Una veintena de dibujantes y periodistas del semanario satírico trabaja sin descanso en la sede de ‘Libération’ para estar en los kioskos el miércoles

Periodistas de 'Charlie Hebdo' y 'Libération', en la oficina que el rotativo ha dispuesto para los supervivientes del semanario satírico.
Periodistas de 'Charlie Hebdo' y 'Libération', en la oficina que el rotativo ha dispuesto para los supervivientes del semanario satírico.

Los supervivientes de la revista satírica Charlie Hebdo están refugiados desde el viernes en las instalaciones del diario Libération. La historia se repite. Ya en 2011 fueron acogidos temporalmente por los periodistas del rotativo de izquierdas cuando un cóctel molotov destrozó las instalaciones del semanario. Entonces no hubo muertos, pero el ataque también se debió al humor ácido de los dibujantes contra el profeta y el islamismo radical. Ahora, todavía sumidos en la consternación, una veintena de periodistas y dibujantes de Charlie Hebdo trata de sacar su próximo número. Al frente, el redactor jefe Gérard Biart, que asegura que la edición que saldrá a la venta el próximo miércoles no será un número-homenaje. “No queremos que sea un número excepcional. Queremos que sea divertido; que haga reír. No sabemos hacer otra cosa”.

Estas declaraciones las ha hecho Biart a sus colegas de Libération, que no son solo sus anfitriones. También se han prestado, a petición de la gente de Charlie, a ejercer de barrera de contención para que nadie les moleste y puedan trabajar tranquilos. La amenaza, pacífica, para Charlie Hebdo es ahora la avidez de periodistas de todo el mundo por contactar con alguien de su plantilla. No son muchos. Los diez muertos del miércoles pasado han dejado a la mitad una plantilla ya modesta de apenas una veintena de personas. El director adjunto de Libération, Johan Hufnagel, explica a EL PAÍS que un equipo de 20, entre los que hay colaboradores habituales, preparan el próximo número. Ayer sábado, estaban trabajando en ello. No descansarán tampoco hoy domingo.

El contenido de este próximo número, del que se hará una tirada de un millón de ejemplares, es un misterio. A la dificultad de hacer reír en una situación de profunda tristeza se une la pérdida de cuatro caricaturistas irreemplazables, como ha comentado el periodista del semanario Patrick Pelloux. Se trata de Stéphane Charbonnier, Charb, Jean Cabut, Cabu, Bernard Verlhac, Tignus, y Georges Wolinski. Biard ha asegurado, sin embargo, que en el próximo número participarán todos, palabra que ha subrayado varias veces.

La tirada récord del próximo miércoles no servirá para sacar a Charlie Hebdo de las dificultades financieras que sufre. El semanario ha asegurado que todo el dinero de las ventas se dedicará a ayudar a las víctimas. La ola de solidaridad se ha convertido en un ‘bote’ virtual que dice haber recaudado más de 100.000 euros. Además, diversos famosos e instituciones han declarado que comprarán ejemplares. La ministra de Cultura, Fleur Pellerin, ha anunciado que liberará un millón de euros para ayudar a la revista.