Hong Kong barre los restos de 75 días de protestas

Miles de activistas se movilizaron contra la ley electoral impuesta desde Pekín

Agentes de la policía empiezan las labores de desalojo.Foto: atlas | Vídeo: AFP / Atlas

Tras 75 días de sentadas sin precedentes en Hong Kong, unos 5.000 agentes de policía, acompañados de operarios de limpieza, participaron este jueves en una operación masiva de desalojo en la céntrica zona de Admiralty. Cerca de 12 horas de desmantelamiento de barricadas y limpieza de escombros pusieron punto final a la acampada del movimiento de los paraguas que demandaba elecciones libres para la jefatura de Hong Kong en 2017.

Durante la operación de desalojo fueron arrestadas 209 personas, entre ellas, el líder estudiantil Alex Chow o Martin Lee, veterana figura política y fundador del Partido Democrático. La policía actuó con una cortesía raramente observada estos últimos dos meses, quizás debido a la presencia de políticos, por un lado, y, por otro, para intentar mejorar su imagen pública tras repetidas denuncias de abuso de fuerza.

“Los jóvenes tienden a resaltar la ausencia de resultados inmediatos pero yo creo que se ha logrado un gran despertar de la conciencia política en la sociedad”, opinó Ching Cheong, periodista conocido por haber estado detenido tres años en China, acusado de espionaje. “En Hong Kong nunca hubo un movimiento semejante, tan prolongado y de tal envergadura”, agregó.

Más información
Por qué Hong Kong no toma la plaza

Poco antes de su arresto, Alex Chow apuntó que el movimiento prodemocrático fracasó por no haber logrado hacer realidad ninguna de sus demandas, pero reconoció que se ha dado un salto en la madurez política de una sociedad hasta ahora mayoritariamente conservadora e indiferente.

Ahora las asociaciones estudiantiles tendrán que decidir cuáles serán los próximos pasos a tomar, una vez declarado el fin de la etapa de desobediencia civil. En perspectiva está la segunda ronda de consultas a los ciudadanos sobre la reforma política, aunque aún sin fecha y sin que nadie espere que se vayan a tener verdaderamente en cuenta las opiniones de los prodemócratas. Después de la primera, Pekín presentó en agosto la propuesta de reforma electoral que motivó las sentadas, y que prevé sufragio universal para 2017 -inexistente hasta ahora- pero limita el nombramiento de candidatos de manera inaceptable para los manifestantes.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

“Tenemos que consolidar las nuevas redes y alianzas emanadas del movimiento y establecer nuestro plan de acción. La segunda ronda de consulta sobre la reforma política está a la vuelta de la esquina y en marzo o abril próximo será sometida a votación” la propuesta de Pekín, advirtió Chow.

Daisy Chan, coordinadora del Frente Cívico, la agrupación que abarca a los partidos prodemocráticos en Hong Kong, indicó que una posible estrategia es aprovechar la nueva voluntad de participación política para alterar la composición de la cámara legislativa local.

La mitad de los 70 asientos en el Consejo Legislativo corresponden a representantes de grupos de interés o asociaciones profesionales, en su mayoría cercanos al Gobierno. Pero no muchos simpatizantes del movimiento son conscientes de que pueden participar en la votación interna de algunos de estos grupos, resalta Chan.

Este sistema ha mantenido a ciudadanos prodemocracia en una constante minoría durante casi dos décadas. Movilizar a los simpatizantes del movimiento para que voten y aumenten su representación en el legislativo es una salida a la ineficacia de la presión callejera. “Ni nuestro Gobierno ni Pekín pierden el sueño por la opinión pública. Una alteración del equilibrio político sí que los preocuparía”, opinó la activista Chan.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS