Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Papa insta al diálogo entre credos y culturas para acabar con el terrorismo

La visita del Papa a Ankara y Estambul pasa casi desapercibida en un país donde el 97% de sus 76 millones de habitantes es musulmán

En la foto (Efe), el Papa en el nuevo palacio presidencial en Ankara | Vídeo: Reuters

Los viajes del papa Francisco suelen estar repletos de actos, discursos y encuentros con las autoridades civiles y religiosas. El que ha iniciado este viernes en Turquía, no. La agenda de Jorge Mario Bergoglio en un país en el que más del 97% de sus 76 millones de habitantes es musulmán y los católicos apenas representan un 0,07% —según datos del Vaticano— aparece llamativamente vacía. La razón que apuntan diversas fuentes es que el Papa aceptó la invitación del patriarca Bartolomé —con la obligada, aunque no demasiado deseada, visita de cortesía al presidente Recep Tayyip Erdogan— con la esperanza de poder realizar un gesto a favor del millón y medio de refugiados que malviven en la frontera de Turquía con Irak y Siria.

Aunque al final todo parece indicar que no será posible, Francisco lanzó un anuncio al grupo autodenominado Estado Islámico (IS) a través de su mensaje siempre enfocado a la paz y al diálogo. "Hoy, tristemente, somos testigos de graves conflictos. En Siria y en Irak, especialmente, la violencia terrorista no da signos de declinar (...) El diálogo interreligioso e intercultural puede hacer una contribución importante para terminar con todas las formas de fundamentalismo y terrorismo", dijo Francisco en la comparecencia conjunta con el presidente Erdogan en Ankara.

En referencia a la amenaza del Estado Islámico en los países vecinos de Turquía, el pontífice declaró: "Es lícito, siempre que se respete la ley internacional, detener una agresión injusta (...), lo que se necesita es un compromiso concertado por parte de todos para activar recursos destinados no a la guerra, sino a las otras nobles batallas de la humanidad: la lucha contra el hambre y la enfermedad", dijo.

En el avión que le llevó a Ankara (donde aterrizó a mediodía) afirmó que Turquía "es en estos momentos testimonio de ayuda a los refugiados de las zonas en conflicto", informa Efe. Su visita al país es una "actividad religiosa y humanitaria", añadió.

Si no surge la posibilidad de un encuentro directo con los refugiados —salvo con los muchachos procedentes de Siria e Irak que estudian en un colegio salesiano de Estambul—, la agenda del Papa es más bien triste, aunque no por ello exenta de polémica. A primera hora de la tarde, Bergoglio visitó el mausoleo dedicado al fundador de la Turquía moderna, Mustafá Kemal Atatürk, y de allí se dirigió al nuevo palacio presidencial, donde pronunció un discurso —el único del día— ante Erdogan y las primeras autoridades turcas.

El problema es que el Papa ha tenido el dudoso honor de convertirse en el primer jefe de Estado que visita el llamado Palacio Blanco, un monumento al lujo que se levanta sobre un solar de 200.000 metros cuadrados, dispone de más de 1.000 habitaciones y ha costado más de 350 millones de euros. Diversos colectivos, entre los que se encuentran arquitectos y ecologistas, solicitaron a Bergoglio que no legitimara con su presencia un dispendio de tal calibre.

El Papa pernoctará en Ankara y volará por la mañana a Estambul, donde visitará el museo de Santa Sofía, la mezquita azul y la catedral católica del Espíritu Santo —donde celebrará una misa— para más tarde encontrarse en privado con el patriarca Bartolomé I. El domingo por la mañana celebrará una misa en privado en la Delegación Apostólica y por la tarde pronunciará un discurso y cerrará el viaje firmando una declaración conjunta con el patriarca ortodoxo. Pero nadie descarta que los espacios en blanco de los tres días del papa Francisco en Turquía hayan sido dejados así a propósito para permitir cualquier iniciativa de última hora, como la que en Tierra Santa urdió para que las máximas autoridades de Israel y Palestina se reunieran con él en Vaticano para rezar juntos por la paz.