Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenidos en Hong Kong dos líderes del movimiento prodemocracia

La Policía detiene a 116 manifestantes tras el desalojo de uno de los focos de las sentadas

La tensión era este miércoles palpable en el barrio comercial hongkonés de Mong Kok. Tras el desalojo de la zona de las protestas que durante 60 días han exigido mayor democracia en la ex colonia británica, la noche del miércoles se registraron numerosos altercados entre fuerzas policiales y transeúntes, presuntos manifestantes descontentos con la “eliminación de barreras al tráfico”.

La noche del martes más de 2.000 agentes de policía participaron en una operación gigantesca para eliminar las barricadas que los manifestantes habían construido en la avenida Nathan, una de las principales de la ciudad. Múltiples frentes policiales avanzaron lentamente con la ayuda de porras y líquido lacrimógeno, una nueva arma antidisturbios en el arsenal de la policía hongkonesa. Entre el martes y la madrugada del miércoles fueron detenidas 116 personas. No se conoce la cifra exacta de heridos a excepción de 20 agentes, según el portavoz policial Steven Hui.

La segunda etapa de eliminación de barricadas se completó la mañana del miércoles. Joshua Wong y Lester Shum, respectivamente líderes del movimiento de estudiantes de secundaria Scholarism y de la Federación de Estudiantes Universitarios, fueron detenidos durante encontronazos con la policía. En su cuenta de Facebook, otro líder estudiantil, Raphael Wong, escribió que “Han presentado cargos contra nosotros por obstrucción a un funcionario público y desobediencia a un tribunal. Es posible que no nos concedan la libertad bajo fianza”.

Tras la limpieza, 4.000 agentes se desplegaron para mantener despejada la calle, que los manifestantes habían prometido retomar.

La eliminación de barricadas responde a dos órdenes judiciales en respuesta a sendas demandas presentadas por asociaciones de transportistas públicos (minibuses y taxis) que alegaban pérdidas por el prolongado corte de la vía. La orden no equivale a un desalojo de la sentada, y su ejecución es responsabilidad directa del demandante, no de la policía, aunque ésta puede prestar su asistencia si el demandante la reclama.

La sentada, un acto de desobediencia civil pacífica, fue organizada conjuntamente por grupos estudiantiles y el movimiento Occupy Central, cuyos líderes Benny Tai y Chan Kin Man se han distanciado ya de la sentada y retomado sus labores docentes en la Universidad de Hong Kong y la Universidad China de Hong Kong respectivamente.

Estas protestas, que este miércoles cumplen 60 días, se iniciaron en respuesta a una decisión del Gobierno de Pekín del 31 de agosto por la cual se cerraban las puertas a una reforma electoral que permitiera la nominación libre de candidatos a la jefatura del Gobierno autónomo de Hong Kong. Según la reforma propuesta por Pekín, para 2017 un colegio electoral de 1.200 notables (en su mayoría cercanos a Pekín por sus conexiones empresariales) se encargará de nombrar a “dos o tres” candidatos a jefe de Gobierno local. Los manifestantes piden la nominación abierta de candidatos.

El Gobierno de Hong Kong, tras un diálogo con representantes de la Federación, ha rechazado repetidas veces que la decisión de Pekín se pueda anular. Carrie Lam, número dos del Gobierno autónomo reiteró este miércoles que las puertas están abiertas a reanudar el diálogo, siempre que no se pida cancelar la iniciativa del Gobierno central.

La ex colonia británica regresó a la soberanía china en 1997 bajo la fórmula de Un País Dos Sistemas, que le otorga mayores libertades políticas que al resto de China.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información