Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El semanario ‘Sol’ calcula en 20 millones la fortuna de Sócrates

Según el medio, una red creada por su amigo Carlos Santos Silva se dedicaba a blanquear el dinero ilegal a través de su madre y del abogado Ferreira, también detenido

José Sócrates, en 2011.
José Sócrates, en 2011. AP

Veinte millones de euros es la fortuna que el semanario Sol calcula al ex primer ministro portugués José Sócrates, detenido en la noche del viernes en Lisboa. Ese dinero no se puede justificar por sus ingresos ordinarios ni por presuntas herencias familiares, por lo que para recibirlo ha utilizado desde hace tres años a su fiel amigo de la infancia Carlos Santos Silva, a nombre del cual figuran pisos y cuentas en diversos bancos y sociedades offshore, según Sol.

La trama, siempre según la misma fuente que ha estado un año investigando, comenzó en 2010, un año antes de que dejara de ser primer ministro. Entonces, Sócrates aprobó el segundo plan de regularización fiscal de capitales. Gracias a ello, 20 millones de euros depositados en el UBS de Suiza fueron transferidos a una cuenta del Banco Espírito Santo en Portugal a nombre de Santos Silva. Esa repatriación le costaba solo el 5% en impuestos en lugar de un 50% y más, que es lo habitual. Pero el dinero, oficialmente, era de su amigo, no de Sócrates, por lo cual no podía disponer de él.

En 2011, Sócrates deja de ser primer ministro y se muda a París, sin trabajo remunerado, y con un tren de vida que levantó la suspicacias de la prensa portuguesa: alquiler de un apartamento en el barrio más céntrico de la ciudad y su presencia habitual en los restaurantes más caros. El semanario Sol empezó a investigar

Falto de dinero líquido, su amigo, a través del abogado Gonçalo Ferreira, también detenido, le hacía llegar mensualmente una media de 10.000 euros mensuales. Tampoco daba para muchas estrellas Michelín, así que en esa misma época, en 2011, Santos Silva le compra a la madre de Sócrates dos apartamentos en su pueblo por valor de 175.000 euros. Ese dinero le es transferido poco a poco, a través de la madre, ya blanqueado. Un procedimiento similar se repitió al año siguiente, cuando la madre vendió a Santos Silva el apartamento en el edificio Heron Castilho, donde sigue, junto al que tiene su hijo. Santos Silva pagó 600.000 euros, que también se van transfiriendo al ex primer ministro. Estas compras y ventas salen a la luz pública, pero Sócrates las justifica con una herencia familiar.

En enero de 2013, el político socialista consigue su primer empleo fijo. Le contrata la farmacéutica Octapharma, con la que había tenido tratos y contratos durante su etapa en el Gobierno. Le paga 12.000 euros mensuales, pero, al parecer, no le llega y, además, debe tributar por ese dinero. Entonces se urde que Santos Silva le transfiera 12.000 euros mensuales, esta vez a través de una offshore, a un representante de la farmacéutica en Portugal que se los entrega mensualmente al político.

El 3 de agosto, el Banco de Portugal interviene el Banco del Espirito Santo, crea un banco bueno (Novo Banco) y otro malo, congela cuentas de la familia Espírito Santo y de algunos administradores, y Santos Silva, por si acaso, transfiere la fortuna depositada en el BES a otra entidad.

Durante su carrera como político, sumados todos los sueldos de diputado, secretario de Estado, ministro y primer ministro, y considerando que no hubiera gastado nada de ellos, sus ingresos subirían a 2,25 millones de euros, diez veces más que la fortuna calculada por el Sol de 20 millones de euros en 2010.

La Fiscalía General del Estado ha informado de que la detención de Sócrates, Ferreira y Santos Silva, además de la del chófer, es por presuntos delitos de blanqueo de dinero, fraude fiscal y corrupción, pero no ha concretado por qué casos concretos. Lo único que ha señalado es que el origen no es un hilo de alguna de otras operaciones en las que Sócrates estuvo involucrado -Freeport o Face Oculta-, sino por una información dada por un banco a raíz de un movimiento de dinero sospechoso. Según Diario de Noticias, este banco sería la Caixa Geral de Depósitos.

Más información