Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El avance yihadista dispara la cifra de víctimas por terrorismo

La mayoría de los ataques y bajas se dan en cinco países y se atribuyen a islamistas

El líder de los islamistas nigerianos Boko Haram, en una captura de un vídeo sin datar Ampliar foto
El líder de los islamistas nigerianos Boko Haram, en una captura de un vídeo sin datar AFP

“No solo aumenta la intensidad del terrorismo, sino que también aumenta su alcance”, Esta es una de las conclusiones que recoge el Instituto para la Economía y la Paz en su último Índice de Terrorismo Global. Todos los parámetros para registrar la violencia terrorista muestran aumentos. Se registraron casi 10.000 ataques en 2013, lo que representa un incremento del 44% respecto a 2012. La cantidad de víctimas mortales ascendió un 61 % en un solo año, pasando de 11.133 en 2012 a 17.958 en 2013.

El informe enumera tres factores principales que, en el contexto global, corresponden con la incidencia de terrorismo:

  • Altas hostilidades sociales entre distintos grupos étnicos, religiosos y lingüísticos;
  • La presencia de violencia estatal, como ejecuciones sumarias o abusos de derechos humanos
  • Altos niveles de violencia, como en el caso de muertes debido a conflictos organizados, o altos índices de crimen violento

El informe destaca que más del 80% de las muertes por ataques terroristas en 2013 se concentraron en cinco países: Irak, Afganistán, Pakistán, Nigeria y Siria. En el otro extremo, los países de la OCDE han sufrido alrededor del 7% de todos los incidentes y el 5% de todas las bajas registradas desde 2000, con Turquía y México encabezando este subgrupo.

La mayoría (66%) de las muertes registradas se han atribuido a cuatro grupos armados – Estado Islámico, Boko Haram, Al Qaeda y la guerrilla Talibán – que a su vez utilizan “ideologías religiosas basadas en interpretaciones radicales del Islam wahabí”, puntualiza el informe.

Un alto cargo del Instituto para la Economía y la Paz, un think tank australiano, declaró a la BBC que el aumento en las muertes se debe principalmente a la guerra civil en Siria, que comenzó en 2011. “En la desestabilización de Siria, que ahora se ha desbordado hacia Irak, es en donde notamos el recrudecimiento del terrorismo”.

A pesar de la prominencia del terrorismo islamista, el informe argumenta que la religión no representa la única motivación terrorista, y señala a Qatar, Emiratos Árabes y Kuwait como países de mayoría musulmana que no padecen terrorismo. A este respecto, el informe hace hincapié en que en varias regiones del mundo es “mucho más probable que el terrorismo esté impulsado por movimientos políticos o nacionalistas y separatistas" que por motivaciones religiosas.

Aun así, para hacer frente al “auge de extremismo religioso”, el informe señala que es importante que “países suníes moderados y no influencias externas” lideren una respuesta.

Las dos estrategias para terminar con los grupos terroristas que el informe destaca como las más exitosas desde finales de los sesenta han sido la presencia de fuerzas de seguridad o el inicio de un proceso político; el 80% de las organizaciones han cesado las operaciones de este modo. Sólo el 10% de las organizaciones terroristas finalizaron debido a haber alcanzado sus objetivos mientras que el 7% fueron eliminadas por implicación militar.

Basándose en varios indicadores políticos, de violencia y relaciones de grupo, el índice identifica países en riesgo de sustanciales aumentos en el terrorismo. Al menos 13 países afrontan un mayor riesgo de actividad terrorista: Angola, Bangladesh, Burundi, República Centroafricana, Costa de Marfil, Etiopía, Irán, Israel, Malí, México, Myanmar (Birmania), Sri Lanka y Uganda.

El índice, lanzado por primera vez en 2012, clasifica 162 países que cubren el 99,6 % de la población mundial, y examina las tendencias de 2000 a 2013. Los indicadores utilizados incluyen el número de incidentes terroristas, muertes, lesiones y daños a la propiedad.

Más información