Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Al menos 30 muertos en un ataque yihadista en un campo de gas en Siria

Los yihadistas se hicieron el pasado lunes con el control de tres pozos en Homs

Una explosión en la ciudad siria de Kobane, el martes 29 de septiembre. Ampliar foto
Una explosión en la ciudad siria de Kobane, el martes 29 de septiembre. EFE

Los enfrentamientos entre las fuerzas del régimen de Bachar el Asad y los milicianos del Estado Islámico (EI) se recrudecen en Siria. Un ataque yihadista ha dejado al menos una treintena de muertos entre las tropas del presidente alauí —una rama minoritaria del Islam— y agentes de seguridad en las inmediaciones del campo de gas de Al Shaer (provincia de Homs), en el centro del país, según ha informado el Observatorio Sirio de Derechos Humanos. "Un número indeterminado de yihadistas ha muerto en la operación también", ha añadido la ONG.

La organización destacó que hay informaciones de que los radicales están avanzando para tomar el control del yacimiento, después de que anoche se reanudaran los choques en esta zona entre ambas partes. El pasado lunes, el EI se hizo con el dominio de tres pozos del campo de Al Shaer, según esta ONG radicada en Londres (Reino Unido). Los yacimientos de gas y de crudo, tanto en Irak como en Siria, se consideran una de las principales fuentes de financiación de los yihadistas en el mercado negro.

El ataque se produce apenas 24 horas después de que 150 soldados kurdos iraquíes —los peshmerga— se adentrasen en Turquía para defender el enclave de Kobane (Siria) por el norte, único frente no controlado por los yihadistas del EI. Este miércoles, además, unos 200 soldados del Ejército Libre Sirio (ELS), entrenado por Estados Unidos (EE UU) y contrario a El Asad, ha entrado a Kobane para intentar frenar el avance yihadista, según la cadena británica BBC. Los enfrentamientos en esta ciudad fronteriza entre Siria y Turquía comenzaron el pasado 16 de septiembre y se han cobrado la vida de más de 800 ciudadanos, según EFE.

Algunas instalaciones de extracción de gas y crudo han sido bombardeadas por la aviación de la coalición internacional, liderada por EE UU, sobre todo, las ubicadas en la provincia nororiental Deir al Zur, la más rica en petróleo de Siria y dominada casi en su totalidad por los radicales.

Mientras tanto, este miércoles las fuerzas iraquíes avanzan hacia Baiji, a medio camino entre Mosul y Bagdad (Irak) en una nueva ofensiva para recuperar la mayor refinería de petróleo del país que está asediada desde junio por el EI, según la agencia Reuters.

El EI proclamó un Califato en Irak y Siria en junio, tras conquistar amplias partes del centro y el norte de Irak y Siria.