El desalojo de la protesta provoca los choques más violentos en Hong Kong

Centenares de policías tratan de retirar las barricadas de las calles tras 18 días de bloqueo en la excolonia británica

Los manifestantes prodemocracia y la policía de Hong Kong mantuvieron este miércoles sus enfrentamientos más violentos en 18 días. Los agentes lanzaron gas pimienta contra los manifestantes que habían ocupado una avenida y la entrada de un túnel en las cercanías de la sede del gobierno local, el núcleo de las protestas para exigir elecciones libres en 2017. Según ha informado la policía en una rueda de prensa, en los disturbios fueron detenidas 45 personas -37 varones y 8 mujeres- por "reunión ilegal".

La toma de la avenida y túnel, estratégico para el flujo del tráfico de la ciudad, por parte de los manifestantes se produjo después de que la policía hubiera lanzado una operación masiva en diferentes puntos de Hong Kong para retirar las barreras que los manifestantes prodemocracia habían erigido.

“Planeamos tomar esta calle como represalia”, declaró Jeff Wong, de 30 años, a la agencia AFP. “El Gobierno rehúsa hablar con nosotros, así que seguiremos ocupando las calles hasta que consigamos un diálogo verdadero”.

Tras enfrentarse con los manifestantes durante cerca de una hora, varios de los agentes retiraron las barricadas que los participantes en la protesta habían levantado en el túnel y la calle, que da paso a la entrada al edificio de la sede del gobierno local.

A lo largo de los últimos dos días la policía ha ido eliminando algunas de las barreras que han tendido los manifestantes, aunque hasta ahora sin altercados violentos. Equipados con tenazas, martillos y otras herramientas, procedieron durante el martes casi sin obstrucción a quitar las reforzadas barreras tras los altercados del lunes entre manifestantes y hombres enmascarados opuestos al movimiento prodemocracia. Un agente vestido de civil se encargó de anunciar que la policía no tenía intención de desalojar a los concentrados sino que solamente quería quitar ciertas barreras “por razones de seguridad”.

Alex Chow, uno de los portavoces del movimiento de ocupación, manifestó tras el desbloqueo de este martes: “No nos vamos a retirar, no abandonaremos ninguna de las áreas ocupadas”. Cerca del mediodía del martes, la avenida Queensway, una gran arteria comercial del centro de Hong Kong, retornaba a la normalidad tras 17 días de bloqueo.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Occupy Central, un movimiento de desobediencia civil que busca la celebración de elecciones democráticas en Hong Kong, se alió con las organizaciones Federación de Estudiantes y Scholarism, que venían realizando una huelga estudiantil de cinco días con el mismo objetivo, e iniciaron improvisadamente una ocupación callejera indefinida el 28 de septiembre. Después de que la policía lanzara gas lacrimógeno contra los manifestantes esa jornada, los organizadores de las sentadas que llegaron a contar en algunos momentos con cien mil personas, exigen además la renuncia del jefe del gobierno local, Leung Chun-ying.

Según el sistema electoral vigente, 1.200 notables, cercanos muchos de ellos al Gobierno central chino, nominan y eligen al jefe del Ejecutivo. Una reforma propuesta por Pekín el 31 de agosto permite el sufragio universal pero mantiene que los candidatos, “no más de 3 y no menos de 2”, deben contar con un 50% de los votos del mismo colegio electoral notables. Leung fue electo en 2012 con 689 votos, el menor margen desde 1997, cuando Hong Kong retornó a soberanía china bajo la fórmula de Un país, dos sistemas, lo que supone mecanismos legales y económicos separados del resto del país.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción