Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las duras críticas a colegas que Helmut Kohl quiso silenciar

“Merkel no tiene ni idea de política europea”, decía el excanciller en 2001

Helmut Kohl y su mujer, en la Feria de Fráncfort.
Helmut Kohl y su mujer, en la Feria de Fráncfort. AP

Un mes antes de que se conmemoren los 25 años de la caída del muro de Berlín, Helmut Kohl, el padre de la reunificación de las dos Alemanias, se ha visto envuelto en una polémica por la publicación de unas memorias no autorizadas. El periodista Heribert Schwann, antiguo confidente y amigo del excanciller alemán, ha usado las 630 horas de conversación que mantuvo con Kohl entre 2001 y 2002 para publicar un explosivo libro en el que los dardos vuelan en todas las direcciones.

Kohl, según se desprende de las grabaciones, no tenía en ese momento muy buena opinión de Angela Merkel, que en 2000 había llegado a la cúspide de la Unión Democristiana (CDU) tras echar en cara a su antiguo mentor, el propio Kohl, la falta de transparencia en el escándalo de financiación que entonces desgarraba al partido. “No tiene ni idea de política europea”. “No sabía ni comer correctamente con cuchillo y tenedor”. Son algunos de los comentarios que se pueden leer en el volumen Legado. Las actas de Kohl. Más duro aún era el excanciller con el expresidente alemán y correligionario democristiano Christian Wulff, al que no solo consideraba “un gran traidor”, sino también “un cero a la izquierda”.

El libro no contiene solo críticas a sus compañeros de partido. El hombre que gobernó Alemania de 1982 a 1998 también se refiere a los motivos que explican el derrumbamiento de la RDA. El régimen comunista cayó por la debilidad de la Unión Soviética, no por la presión popular que reclamaba democracia en las calles. “Es totalmente falso pensar que de pronto el espíritu santo llegó a las plazas de Leipzig [ciudad en la que comenzaron las protestas contra el Estado presidido por Erich Honecker] y cambió el mundo. [...] Gorbachov tuvo que admitir que no podía sostener el régimen”, sostiene el libro, del que informaba esta semana la revista Der Spiegel con un reportaje titulado “Ajuste de cuentas”.

El polémico libro ha coincidido con la reedición de las memorias escritas por el propio Kohl sobre los días de la revolución pacífica que recorrió la antigua RDA en 1989 y 1990. Durante su presentación en la Feria del Libro de Fráncfort el pasado miércoles, Kohl —que tras 82 años de vida y un derrame cerebral no puede caminar y se expresa con dificultad— reivindicó su libro Desde la caída del muro a la reunificación, en el que habla en primera persona, y no quiso comentar la obra de su antiguo confidente. El excanciller intentó evitar la salida al mercado de las memorias de Schwann, que considera una traición, pero la Audiencia Provincial de Colonia rechazó la petición de sus abogados.

Las conversaciones que ahora salen a la luz se produjeron en un momento duro para Kohl. No solo por el escándalo de la financiación ilegal que afectaba a su reputación. Su esposa Hannelore, que padecía una extraña alergia a la luz, se quitó la vida en 2001.