Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

India y Pakistán libran en Cachemira los combates más duros en una década

Al menos 17 civiles de ambos bandos han muerto desde el inicio de las hostilidades

Un soldado indio es atendido en un hospital tras ser supuestamente herido por fuego paquistaní, este jueves en Cachemira.
Un soldado indio es atendido en un hospital tras ser supuestamente herido por fuego paquistaní, este jueves en Cachemira. EFE

Pakistán ha afirmado este jueves que es capaz de responder “de manera adecuada” a los ataques en la frontera con India y ha alertado de la escalada de los peores combates en más de una década entre ambos rivales, que poseen armas nucleares. Nueve civiles paquistaníes y ocho indios han muerto desde que las fuerzas de seguridad de ambos bandos comenzaron a lanzar ataques, hace más de una semana, a lo largo de los 200 kilómetros de la franja de frontera que se disputan en la región de Cachemira, mayoritariamente musulmana. Este jueves también ha habido heridos.

India ha asegurado que no hablará con Pakistán o dejará de disparar hasta que su vecino retroceda primero. Ambos países se acusan mutuamente de haber comenzado las últimas hostilidades. “No queremos que la situación en la frontera entre dos vecinos que poseen armas nucleares escale hasta la confrontación”, ha dicho en un comunicado el ministro de Defensa paquistaní. “India tiene que demostrar cautela y comportarse con responsabilidad”.

Desde la independencia, hace 67 años, ambas naciones se han enfrentado en tres guerras, dos de ellas por Cachemira. No ha habido una verdadera guerra desde que los dos países probaron armas nucleares en 1998. Los disparos esporádicos son comunes a lo largo de la frontera que, de facto, divide la región, a pesar del alto el fuego firmado en 2003. Pero el alcance y la intensidad de este último episodio de violencia y el número de víctimas civiles son inusuales.

India advirtió previamente a Pakistán de que pagaría un “coste inasumible” si persistía en los disparos de artillería y de ametralladora a lo largo de una zona fronteriza densamente poblada en las tierras bajas de Cachemira. Tanto India como Pakistán reclaman las montañas del Himalaya en la región y sus fértiles valles. La frontera que comparten es uno de los lugares más militarizados del mundo y los viajes entre las dos naciones se mantienen reducidos al mínimo.

El ministro de Defensa indio ha calificado a Pakistán como “agresor” y lo ha acusado de llevar a cabo ataques que no han sido fruto de la provocación en la zona de Cachemira controlada por India. Ha amenazado con fuertes represalias. “Si Pakistán persiste en esta temeridad política, nuestras fuerzas continuarán luchando”, ha dicho en una rueda de prensa en Nueva Delhi. Este es el mayor enfrentamiento con Pakistán al que se enfrenta el primer ministro indio, Narendra Modi, desde que tomó posesión en mayo.