Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ISRAEL-PALESTINA

Israel mata a dos sospechosos del secuestro de tres estudiantes en junio

El asesinato de los jóvenes israelíes está en el origen de la reciente ofensiva contra Gaza

Soldados israelíes, junto al cadáver de uno de los dos palestinos. / Foto: AFP | Vídeo: Reuters

Las Fuerzas Armadas de Israel mataron en Cisjordania el lunes por la noche a dos palestinos sospechosos del asesinato de tres estudiantes israelíes el pasado 12 de junio. Amer Abu Aisha y Marwan Qawame, de 32 y de 29 años, estaban en busca y captura desde hace tres meses por su presunta participación en el secuestro de Guilad Shaer y Naftalí Frenkel, ambos de 16 años, y de Eyal Yifrach, de 19. El crimen de los tres jóvenes fue el desencadenante de la Operación Margen Protector del Ejército israelí este verano en Gaza contra Hamás, a quien responsabilizó de las muertes.

Según las autoridades israelíes, los presuntos asesinos murieron en un tiroteo. Las autoridades palestinas hablan, en cambio, de “asesinato”. El Ejército israelí asegura que ambos disponían de armas automáticas con las que contestaron el fuego israelí cuando un grupo de soldados rodeó la casa en la que se ocultaban. Se refugiaban en un pozo abierto en el sótano de un edificio de Hebrón, al sur de Cisjordania. De acuerdo con testimonios palestinos recogidos por la prensa israelí, los soldados accedieron al área con una excavadora y dispararon un cohete antes de que comenzara el tiroteo. La agencia palestina Maan informaba de la presencia de tropas en la zona horas después del enfrentamiento.

Los tres jóvenes asesinados estudiaban en escuelas de religión en colonias israelíes en los territorios palestinos de Cisjordania. Desaparecieron el pasado 12 de junio cuando hacían autoestop para regresar a casa. El Gobierno de Israel acusó inmediatamente a Hamás, cuyos líderes aplaudieron el triple asesinato, pero no asumieron su autoría —un jefe del grupo islamista reconoció más tarde, el pasado 22 de agosto, desde Turquía que Hamás era el responsable—. Israel comenzó una vasta operación que se saldó con cientos de detenciones y con varias muertes en los territorios ocupados. Su objetivo declarado era “dañar a Hamás todo lo posible”. Encontraron los cadáveres de los estudiantes 18 días después de su desaparición.

Los dos sospechosos palestinos muertos eran, según el Ejército israelí, militantes de Hamás. El portavoz militar Peter Lerner dijo en un comunicado que las Fuerzas Armadas estaban “determinadas a llevar ante la Justicia a los crueles asesinos”. La “misión de hoy finaliza con éxito la búsqueda; los culpables del crimen ya no suponen una amenaza para los civiles en Israel”, añadió. El primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, volvió este martes a acusar a Hamás de haber organizado los asesinatos y celebró “el excelente trabajo” de los servicios secretos del Shin Bet.

Según informaciones israelíes, los palestinos abatidos tenían antecedentes por “actividades terroristas”. En junio, el Ejército derribó las casas familiares de los dos sospechosos, en Hebrón.

Varios miembros de sus familias también están detenidos.El tío de Marwan, Husam Kawame, está encausado ante un tribunal militar israelí por financiar y organizar el triple crimen con su hermano Mahmud, uno de los prisioneros excarcelados por Israel a cambio de la liberación del soldado Gilad Shalit en 2011.

Tras el multitudinario entierro de los tres estudiantes judíos, se registraron en Israel disturbios racistas que culminaron con el asesinato del joven palestino Mohamed Abu Jedeir, quemado vivo por un grupo de ultraderechistas judíos. Están detenidos y han confesado el crimen.

Tras el hallazgo de los cadáveres de los tres estudiantes, Israel atacó 34 objetivos en Gaza, gobernada por Hamás desde 2007. La escalada de ataques y represalias entre Hamás e Israel se aceleró en una semana hasta que Netanyahu anunció una ofensiva sobre la franja de Gaza. La operación militar duró 50 días y se saldó con más de 2.100 palestinos muertos, unas tres cuartas partes de los cuales eran civiles. Del lado israelí, murieron 72 personas, casi todos militares.

Por otro lado, la delegación palestina decidió continuar con las negociaciones indirectas para lograr una tregua permanente con Israel, que se reanudaron este martes en El Cairo a pesar de la muerte de los dos palestinos. No obstante, ambas partes acordaron aplazar las conversaciones a finales de octubre, según informa Reuters, para dar tiempo a que las facciones palestinas resuelvan sus diferencias interenas.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >