Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España limita a Irak la cooperación en la lucha contra el Estado Islámico

García-Margallo está dispuesto a ofrecer la ayuda que se le pida siempre que no incluya ni ataques aéreos ni tropas en el terreno

García-Margallo en Nueva York
García-Margallo en Nueva York efe

España está dispuesta a ofrecer la ayuda que se le pida —siempre que no incluya ni ataques aéreos ni tropas sobre el terreno— para combatir a los terroristas del autoproclamado Estado Islámico (EI) en Irak. Pero el compromiso español no se extenderá de momento a Siria: el gobierno de Bachar el Asad no ha autorizado los bombardeos que planea Estados Unidos y estos ataques no disponen de cobertura legal.

El ministro español de Exteriores, José Manuel García-Margallo, explicó este viernes, en la Misión de España ante Naciones Unidas en Nueva York, la posición de España como miembro de la coalición liderada por Estados Unidos para destruir al EI.

Su comparecencia se produjo antes de acudir a la reunión especial del Consejo de Seguridad convocada por el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, sobre Irak y el apoyo internacional al país frente a la amenaza islamista.

"Somos parte de la coalición. Nos hemos comprometido a prestar ayuda bajo los principios de la legalidad internacional, la legalidad de España y el consenso internacional. En el caso de Irak existe la petición formal de ayuda de un Gobierno legítimo contra un fenómeno, el autoproclamado Estado Islámico, que atenta contra su integridad”, subrayó García-Margallo.

En la reunión, Kerry explicó que hay lugar para Irán en la coalición que intenta construir para combatir a los yihadistas del Estado Islámico (EI) en Siria e Irak. “Debe ser amplia e incluir una colaboración cercana en múltiples líneas de esfuerzo”, dijo Kerry. “Hay un papel para casi cualquier país del mundo, incluido Irán”.

El representante español quiso distinguir claramente la situación de Irak y la de Siria: “Es muy distinto uno y otro país desde el punto de vista de la legalidad internacional”, subrayó.

“En Irak hay una petición de intervención por parte de un Gobierno legítimo. En Siria, no. Además, Rusia no permitiría ataques en Rusia. España ha apoyado a la oposición moderada de Siria, de la que forma parte el Ejército Libre. Pero ahora está muy fragmentada, no está unida. Hemos tenidos reuniones con ellos y vamos a seguir teniéndolas”.

Sobre la posibilidad de que Naciones Unidas autorizara acciones militares en suelo sirio, comentó: “Me parece muy difícil que se pueda probar una resolución en ese sentido sin que la pida Bachar el Asad y la apoye Rusia”.

En cualquier caso, el ministro reiteró que España colabora en una misión en Irak, no en Siria.

“Estamos concentrados en Irak y Libia, no en Siria. Todavía no se ha hablado de Siria. No se habló en París y no está encima de la mesa. Cuando nos lo planteen, lo analizaremos”.

El objetivo de España, insistió, es “derrotar al EI, acabar con un fenómeno que constituye una enorme preocupación para los países de la zona. Si no acabamos con este fenómeno nos encontraremos con que las dictaduras islámicas serán una amenaza real. El califato del Estado Islámico, que provocaba carcajadas en las medinas hace unos años, es un amenaza real”.

El califato del Estado Islámico, que provocaba carcajadas en las medinas hace unos años, es un amenaza real”.

José Manuel García-Margallo, ministro español de Exteriores

García-Margallo también distinguió el despliegue de misiles españoles en Turquía, anunciado por el ministro de Defensa, Pedro Morenés, en el Congreso esta semana, de la coalición para derrotar el Estado Islámico.“Ese despliegue se enmarca en una operación de la OTAN. Nuestros misiles sustituyen a los holandeses. No hacemos sino cumplir como miembro fiable de la Alianza”.

El ministro explicó que todavía no ha habido una petición concreta de ayuda a España por parte de la coalición. El Gobierno de Mariano Rajoy ha ofrecido a Estados Unidos y el resto de aliados el uso de las bases militares, capacidades de apoyo aéreo, labores de mando, control e inteligencia, material militar y formación para el ejército de Irak. “No vamos a participar en ataques aéreos ni vamos a enviar tropas sobre el terreno”, aclaró.

“Estamos comprometidos con la lucha contra el terror desde el primer momento” aseguró el ministro.

“Combatimos el terror con la lucha democrática preventiva, como la Alianza de Civilizaciones, combatimos el terror con el apoyo que damos a la mediación de conflictos, combatimos el terror ayudando al desarrollo del norte de África y al fortalecimiento de sus instituciones”, añadió.

En el caso de Irak, señaló, hay además “cuestiones estratégicas de seguridad, inmigración y energía” que no se deben perder de vista.

“Europa debe buscar fuentes de aprovisionamiento alternativas, dado lo que está pasando en la frontera con Rusia. Y el norte de África es primordial”, recordó García-Margallo, antes de recordar que España utiliza dos gasoductos con Argelia que no trabajan al tope de su capacidad, lo que podría representar una alternativa al gas ruso.

Finalmente, el ministro opinó sobre la campaña diplomática lanzada por España para conseguir el próximo mes de octubre un sitio en el Consejo de Seguridad. “No es un campaña fácil. Competimos con Turquía y Nueva Zelanda. Y lo hacemos en las peores condiciones, con los fondos de cooperación y demás muy mermados. Todo el mundo está trabajando. El Rey se va volcar la próxima semana en Nueva York. El resultado lo veremos el 16 de octubre. Está difícil, pero como dijo el Duque de Osuna, no hay lugar que un español no pueda llegar con la punta de su espada”.