Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU ofrece más ayuda militar a Ucrania pero sin asistencia letal

Durante la visita de Poroshenko, el Gobierno Obama anuncia un paquete de 53 millones de dólares

Poroshenko y Obama en el Despacho Oval.
Poroshenko y Obama en el Despacho Oval. Reuters

El presidente de Ucrania, Petró Poroshenko, acudía este jueves a Washington con un objetivo muy claro: conseguir más ayuda económica y militar para su país. Y lo logró a medias. El Gobierno de Barack Obama anunció un nuevo paquete de asistencia humanitaria y de seguridad por valor de 53 millones de dólares (41 millones de euros), pero no hubo rastro de la ayuda letal que reclama Kiev para hacer frente a las milicias prorusas en el este de Ucrania.

El nuevo paquete -que eleva a 291 millones de dólares la asistencia de Estados Unidos a Ucrania este año al margen de un préstamo de 1.000 millones de dólares- se divide en 46 millones en equipamiento de seguridad a soldados y agentes fronterizos, y siete en ayuda humanitaria para los “afectados” por el conflicto en el este del país, que estalló en abril. La ayuda de seguridad -que se suma a 70 millones anteriores- incluye cascos, chalecos antibala, vehículos y radares para detectar lanzabombas.

La Casa Blanca anunció la asistencia justo después de que Poroshenko finalizara el discurso que impartió en el Capitolio y unas horas antes de que se reuniera con Obama en el Despacho Oval. La visita llega a los seis días de que Washington y Bruselas extendieran hasta el corazón financiero y energético ruso las sanciones contra Moscú por su rol desestabilizador en Ucrania.

En su alocución, Poroshenko pidió a EE UU conceder a su país un estatus especial de seguridad y defensa que “refleje el nivel más alto de interacción” con un aliado que no pertenece a la OTAN. Y subrayó que los soldados ucranios necesitan “más apoyo político” y equipamiento “letal” para expulsar a los separatistas. “Las mantas y las gafas de visión nocturna también son importantes, pero no podemos ganar la guerra con mantas, ni tampoco mantener la paz”, señaló en una referencia directa a parte de la ayuda norteamericana.

El discurso de Poroshenko, de 45 minutos y en inglés, estuvo cargado de simbolismo por el hecho de dirigirse a una sesión conjunta de la Cámara de Representantes y el Senado, algo que solo se reserva para grandes ocasiones. El presidente se mostró por instantes emocionado y sus palabras fueron frecuentemente interrumpidas por aplausos y vítores de los legisladores. El vicepresidente de EE UU, Joe Biden, y el secretario de Estado, John Kerry, le escuchaban de cerca.

En su intento de convencer de la necesidad de más apoyo, Poroshenko equiparó la crisis en Ucrania a un ataque global a los valores democráticos. “También es la guerra de Europa y América, es la guerra por el mundo libre”, dijo, en un eco de la Guerra Fría. Advirtió que si la amenaza expansionista rusa no es frenada “cruzará la frontera europea y se extenderá por el mundo”. Y denotó cierta impaciencia por el temor de que el conflicto caiga en el olvido: "Les urjo a que no dejen a Ucrania sola frente a esta agresión".

Obama promete seguir impulsando una “solución diplomática”

Unas horas después en la Casa Blanca, en unas breves declaraciones tras la reunión, Obama condenó, al lado de Poroshenko, lo que tildó de “agresión” rusa en Ucrania y dijo que EE UU seguirá movilizando a la comunidad internacional hacia una “solución diplomática” a la crisis. “Estamos preparados para apoyar a Ucrania en las negociaciones con [la mediación de] Rusia, para que el pueblo ucraniano tenga libertad y prosperidad”, afirmó en el Despacho Oval.

El presidente -que en marzo, en plena invasión rusa de Crimea, recibió en la Casa Blanca al primer ministro ucranio, Arseniy Yatsenyuk- elogió el liderazgo de Poroshenko en lograr un alto el fuego con los rebeldes prorusos y su “compromiso” en impulsar una “Ucrania inclusiva”.

Poroshenko, por su parte, agradeció el apoyo de Obama a “la libertad y la democracia” en Ucrania y se mostró confiado en que el alto el fuego alcanzado hace casi dos semanas con las milicias prorusas conduzca a una “paz real” en el este de Ucrania.

En una entrevista en la cadena CNN tras la reunión, Poroshenko explicó, sin entrar en detalles, que EE UU y Ucrania tendrán un “programa especial” de cooperación en el sector de seguridad y defensa que incluirá un equipo estadounidense que ayudará a “reformar” ese sector. El presidente posiblemente se refería a una iniciativa -anunciada horas antes por la Casa Blanca y ya iniciada- en que el Departamento de Defensa ayuda a Ucrania a mejorar su “capacidad de proveer su propia defensa”. El programa incluye equipos de asesores médicos y de seguridad.