Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Se disparan las bajas civiles en Ucrania tras el cerco a los bastiones rebeldes

Al menos 34 personas han perecido en las últimas 24 horas en la provincia de Donetsk

Ciudadanos de Donetsk la abandonan en autobús.rn
Ciudadanos de Donetsk la abandonan en autobús. AFP

El día 26 en una cumbre regional en Minsk (Bielorrusia) se encontrarán los presidentes ruso y ucranio, Vladímir Putin y Petró Poroshenko. A la espera que de esa cita nazca un principio de negociación para poner fin a la guerra en el este de Ucrania, las fuerzas de Kiev han decidido intensificar su ofensiva contra los bastiones rebeldes, atacando ya directamente Lugansk y Donetsk, las ciudades más importantes que conservan los rebeldes. Y los civiles están sufriendo este encarnizamiento de los ataques. Al menos 34 personas han perecido en las últimas 24 horas en la provincia de Donetsk. Los datos, recopilados por la administración provincial, abarcan hasta las 12 del mediodía, hora local. Desde que se empezó a contabilizar las bajas con los primeros enfrentamientos en la región, el 13 de marzo, han perecido 951 civiles y 1.748 han resultado heridos.

Los combates entre los rebeldes y los soldados ucranios son especialmente intensos en Ilovaisk, ciudad de los alrededores de Donetsk. La Guardia Nacional había informado que ya controlaban la localidad, pero los separatistas, que emprendieron contrataques, aseguran que los soldados controlan sólo un barrio de la ciudad y que el batallón ucranio Shajtiorsk, que había sido rodeado, perdió al menos 9 hombres y otros 30 fueron heridos al romper el cerco, bajas que fueron confirmadas por el asesor del ministerio de Defensa ucranio, Antón Gueráshchenko. Según los rebeldes, las bajas de Kiev entre muertos y heridos durante la noche del martes al miércoles llegan a los 150 hombres, cifras estas que las fuerzas gubernamentales no han reconocido.

Los soldados ucranios ya llevan más de una semana tratando de conquistar Ilovaisk, 35 kilómetros al este de Donetsk. La caída del enclave significaría que las fuerzas gubernamentales llegarían a las puertas orientales de la aglomeración Donetsk-Makiivka y la capital provincial se vería semicercada. El portavoz del Consejo de Seguridad Nacional y Defensa, Andréi Lisenko, señaló que en las últimas 24 horas hubo al menos 27 enfrentamientos armados entre soldados y rebeldes, e indirectamente confirmó que Ilovaisk está todavía en manos separatistas al decir que estos “tratan de conservar el control de Donetsk, Górlovka e Ilovaisk”. Gueráshchenko dijo que los soldados tienen ya el control de la mitad de esa ciudad mientras que la otra, separada por la línea del ferrocarril, la controlan los rebeldes.

Desde que se empezó a contabilizar las bajas  han perecido 951 civiles y 1.748 han resultado heridos

La misma ciudad de Donetsk sufrió más daños durante el bombardeo de artillería de la mañana de este miércoles, según informó el Ayuntamiento. Miles de personas están sin gas ni agua, sostienen las autoridades municipales. Las calles de Lugansk también permanecen desiertas, como demuestran vídeos verificados por la cadena BBC. Los ciudadanos evitan salir para verse heridos por piezas de artillería.

En medio de esta complicada situación para los civiles, el Gobierno ucranio sigue sin aportar pruebas concluyentes de la matanza de refugiados que denunció a principios de semana. El martes Lisenko anunció que 17 cuerpos habían sido rescatados del convoy civil que, a pesar de ir presidido por una bandera blanca, fue atacado con morteros. Kiev culpa de esta acción a los rebeldes (que lo niegan) y ha difundido un vídeo en el que sus soldados interrogan a supuestos supervivientes del episodio.

Mientras, el convoy con ayuda humanitaria rusa no cruza todavía la frontera con Ucrania y aparentemente no lo hará el miércoles. Sin embargo, después de las reuniones mantenidas entre representantes de la Cruz Roja Internacional y rusos, y también a juzgar por las declaraciones de diversos funcionarios ucranios, los productos enviados por Moscú podrían entrar el jueves en territorio ucranio.