Crisis en Ucrania

Los rebeldes prorrusos derriban otro avión militar ucranio en Lugansk

Los primeros 16 camiones de ayuda rusa llegan al puesto fronterizo de Donetsk

Un miembro del batallón de voluntarios Azov, durante una ceremonia de despedida de soldados en Kiev.
Un miembro del batallón de voluntarios Azov, durante una ceremonia de despedida de soldados en Kiev. TATYANA ZENKOVICH / EFE

Los combates continuaron ayer en las regiones orientales de Ucrania con éxitos y pérdidas por ambas partes. Las tropas gubernamentales afirman haber conquistado Yasinovataya, en la provincia rebelde de Donetsk, mientras que los separatistas derribaron un avión de combate sobre la vecina región de Lugansk, otro bastión de los prorrusos. La ciudad de Donetsk siguió siendo blanco de los bombardeos de la artillería pesada, con víctimas civiles. Según el Ayuntamiento, hubo al menos 10 muertos y ocho heridos.

El presidente ucranio, Petro Poroshenko, aseguró ayer en su cuenta de Facebook que la 95ª Brigada de las Fuerzas Armadas de Ucrania había tomado el control de Yasinovataya, que tiene una importancia estratégica por ser un nudo de comunicaciones.

Más información

“La bandera ucrania ha sido izada. La Guardia Nacional está terminando de buscar y liquidar a algunos grupos” de combatientes que aún resistían, declaró Poroshenko. Anteriormente, el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional y Defensa, Andréi Lisenko, había dicho que las tropas gubernamentales estaban desarrollando una ofensiva en seis direcciones, concretamente, contra las ciudades de Donetsk, Lugansk, Górlovka Pervomaisk, Ilovaisk y Krasni Luch. En total, 10.000 hombres entre soldados y personal del Ministerio del Interior participan en el ataque.

Según Lisenko, las fuerzas gubernamentales han tomado una comisaría en Lugansk, pero posteriormente no se ha confirmado que los soldados estén combatiendo ya en el interior de este bastión separatista, que está semirrodeado. Es precisamente en esta región donde los rebeldes aún controlan algunos sectores de la frontera con Rusia, por donde, según denuncia Kiev, Moscú los abastece con armas y hombres. Dmitri Peskov, el secretario de prensa del Kremlin, volvió ayer a desmentir esas acusaciones.

Leonid Matiujin, el portavoz de la operación militar contra los separatistas, afirmó que un MiG-29 fue derribado después de cumplir una misión sobre la provincia de Lugansk. El piloto, según Matiujin, logró catapultarse y se encuentra a salvo. Este sería el segundo avión de combate que Ucrania pierde en lo que va de agosto; a principios de mes, otro portavoz, Vladislav Selezniov, había informado del derribo de un caza sobre la localidad de Yenakievo (provincia de Donetsk) y, además, de un helicóptero Mi-8. A estas pérdidas hay que sumarles como mínimo otros 12 aviones que, según datos de la inteligencia estadounidense, los rebeldes habían destruido desde el comienzo del conflicto y hasta el 23 de julio. A esos se suma el siniestro del vuelo MH17 en el que murieron 298 personas el 17 de julio. Un mes después todavía no se ha determinado la causa de la tragedia pero Kiev y Occidente sospechan que pudo ser derribado por un misil disparado desde territorio prorruso.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí
Los milicianos han abatido 15 aeronaves desde el inicio del conflicto

Mientras, algunos camiones del convoy ruso con alimentos para las regiones del este de Ucrania pudieron volver a ponerse en marcha para cruzar la frontera después de que el Gobierno de Kiev reconociera el cargamento como ayuda humanitaria. 16 vehículos de la columna, de más de 250 camiones, llegaron al puesto de control de Donetsk, en la frontera ruso-ucrania, y deberán ser escaneados con equipos especiales en territorio ruso antes de poder pasar al país vecino.

El Comité Internacional de la Cruz Roja, que se responsabilizará de la distribución de los productos, vigilará la inspección de los camiones. Una portavoz del organismo había declarado horas antes que, aunque hay acuerdo entre Moscú y Kiev sobre el procedimiento de revisión falta todavía “que las partes en conflicto” den “garantías de seguridad a los funcionarios de la Cruz Roja”.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50