Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Kiev mantiene los ataques mientras los prorrusos anuncian su rearme

El líder de Donetsk afirma que espera 1.200 combatientes entrenados en Rusia

Soldados ucranios agreden en un control a un presunto espía.
Soldados ucranios agreden en un control a un presunto espía. AFP

Las escaramuzas en el este de Ucrania, donde tropas gubernamentales combaten a las fuerzas separatistas de las provincias de Lugansk y Donetsk, continuaron ayer. La artillería bombardeó esporádicamente localidades de los alrededores de Donetsk. En la ciudad misma perecieron durante el día al menos cinco habitantes más a causa de proyectiles de mortero, según el Ayuntamiento de la localidad.

El presidente ucranio, Petró Poroshenko, aseguró que la ciudad de Zhdánovka fue “liberada”, mientras que un representante de los guardafronteras rusos informó de que 17 soldados ucranios que huían de los combates pidieron que se les permitiera cruzar la frontera.

“Las fuerzas armadas de Ucrania han liberado heroicamente la ciudad de Zhdánovka, en la provincia de Donetsk”, escribió Poroshenko en Twitter. La localidad queda a unos 40 kilómetros de la capital de la región. Anteriormente el presidente había asegurado que parte de la columna de blindados rusos que, según denunció la OTAN, entró en la noche del jueves al viernes en territorio ucranio, había sido aniquilada.

Los Gobiernos pactan cómo inspeccionar el convoy humanitario

Sin embargo, Moscú calificó de “fantasía" el que sus blindados hubieran pasado a Ucrania, mientras que Washington dijo que carece de confirmación de que blindados rusos hubieran sido atacados en territorio ucranio. La noticia del cruce de los vehículos militares rusos la dieron dos periodistas británicos que estaban cerca de la frontera, pero, según el Kremlin, lo que vieron los reporteros fueron grupos móviles que patrullan el territorio colindante con Ucrania, sin pasar la frontera. Hasta el momento, no se han publicado fotos ni vídeos del cruce de los blindados ni de su destrucción por parte del ejército ucranio.

De lo que sí hay imágenes es del primer ministro de la autoproclamada República Popular de Donetsk, Alexandr Zajárchenko, quien aseguró en un vídeo que las fuerzas rebeldes han sido reforzadas con 1.200 combatientes que estuvieron entrenándose en Rusia. Concretamente, dijo que han logrado reunir “las siguientes reservas: 150 unidades técnicas militares, de las que sólo 30 son tanques, el resto, blindados; 1.200 hombres que pasaron un curso de preparación durante cuatro meses en territorio de la Federación Rusa”.

Zajárchenko no dice en su discurso, pronunciado el viernes ante el consejo supremo pero hecho público ayer, que los rusos les hayan proporcionado esos vehículos militares. Los separatistas aseguran que reparan los tanques y blindados que abandonan las fuerzas gubernamentales; así, el mismo Zajárchenko afirmó que el día anterior habían recuperado 75 vehículos militares, y que en los campos todavía espera un centenar más. Ucrania y los países occidentales acusan a Rusia de abastecer a los rebeldes prorrusos con combatientes y armamento.

En Rusia, el portavoz del Directorio de Guardafronteras, informó de que 17 militares ucranios habían pasado a territorio ruso buscando refugio de los combates. Sus armas, como se acostumbra en estos casos, las dejaron al otro lado de la frontera. En total, cerca de medio millar de soldados han cruzado a Rusia para resguardarse de los combates. El mayor cruce ocurrió la noche del 4 de agosto, cuando 438 uniformados ucranios pidieron que les permitieran pasar; Rusia les abrió un corredor humanitario y después permitió retornar a Ucrania a quienes lo quisieran; 420 volvieron a su país.

La fiscalía ucrania ha abierto procesos a 480 soldados por indisciplina

La fiscalía general ucrania informó por su parte que desde el comienzo de las operaciones militares en el este del país, ha incoado casos criminales contra más de 480 soldados. La mayoría de los procesos son por negativa a cumplir con obligaciones militares, según explicó el portavoz de la fiscalía, Pável Bogutski.

Mientras, el convoy con la ayuda humanitaria rusa permanece cerca de la frontera ucrania, sin poder entregar todavía la carga, que debe obtener la luz verde de Kiev. Anoche Pascal Cuttat, responsable de Cruz Roja en Rusia avanzó que ambos Gobiernos habían llegado a un acuerdo sobre “la manera de proceder en la inspección del convoy”. Según Cruz Roja y el Gobierno ucranio, éste ya habría verificado que la carga que viaja a bordo del camión es ayuda humanitaria.