Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Estrasburgo condena a Rusia a indemnizar a los accionistas de Yukos

La sentencia fija un pago de 1.900 millones y se suma a otra sanción al Kremlin por este caso

Nuevo revés judicial para el Kremlin. El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) ha fallado este jueves que Rusia deberá abonar 1.886 millones de euros a los accionistas de la extinta compañía petrolera rusa Yukos en compensación por la quiebra y posterior expropiación de la empresa. Los titulares de las acciones de Yukos denunciaban haber sido despojados “ilegalmente” de sus participaciones en la sociedad con el agravante de haber sufrido “tasas abusivas” que, según la antigua dirección de la empresa, acabaron con la “venta fraudulenta de la compañía”. En su argumentación, los jueces del Tribunal de Luxemburgo sostienen que Moscú no fue "equilibrado" en sus decisiones respecto a la petrolera.

La sentencia (muy inferior a los 38.000 millones que pedían los demandantes, los altos cargos del último consejo de administración de la compañía antes de su disolución) también obliga al Kremlin a pagar 300.000 euros de gastos judiciales. El TEDH no aclara a cuántos accionistas afecta el fallo, pero el dinero se repartirá entre todos los que tenía Yukos de forma proporcional a su participación. Al no ser definitivo, está sujeto a apelaciones. Y su impacto es mayor porque llega tres días después de que la Corte Permanente de Arbitraje, con sede en La Haya (Holanda), obligara al Estado ruso a indemnizar con 37.000 millones de euros a cinco accionistas de la misma empresa, la mayor surgida tras la desaparición de la Unión Soviética.

Una portavoz del exmagnate Mijaíl Jodorkovski, máximo accionista de la petrolera hasta el año 2005, ha recibido "con alegría" la sentencia del TEDH. "No tiene precedentes: nunca este tribunal había reconocido una suma tan importante de dinero". Por su parte, el ministro de Justicia ruso, Alexander Konovalov, ha tachado la decisión del Tribunal de Estrasburgo de “injusta y sesgada”. En declaraciones a Reuters ha dejado la puerta abierta a una apelación de su Gobierno, al recordar que Moscú dispone de tres meses para recurrir el fallo del tribunal.

En la sentencia del lunes, la Corte de Permanente de Arbitraje —encargada de dirimir diferencias comerciales entre particulares y Estados soberanos— sentenció a Rusia a desembolsar la mitad de lo que solicitaban los accionistas, por la quiebra y expropiación de la petrolera entre los años 2006 y 2007. Los árbitros de La Haya consideraron, por unanimidad, ilegal la operación de Moscú y declararon que fue atacada “por motivos políticos”.

A su juicio, lo que el Ejecutivo de Vladímir Putin pretendía era “apropiarse” de los activos de Yukos en un momento en el que el magnate Jodorkovski emergía como poderoso rival político del actual presidente ruso. Pese a la coincidencia en el tiempo, el fallo del Tribunal de Derechos Humanos dado a conocer este jueves y el dictamen de la Corte de Arbitraje del lunes no son complementarios.

Yukos, que llegó a estar valorada en cerca 30.000 millones de euros, empezó su larga agonía a finales de 2003 con la detención por fraude y evasión fiscal de Jodorkovski. Los tribunales rusos decretaron entonces la congelación de activos de la petrolera por una supuesta evasión fiscal de casi 7.000 millones cometida dos años antes. En diciembre de 2004, en pleno proceso de suspensión de pagos, una de sus principales filiales —Baikal— acaba en manos de la semipública Rosneft y en agosto de 2006, la justicia su disolución por insolvencia y deja a Rosneft —participada en un 70% por el Estado y hoy en pleno proceso de privatización— como mayor petrolera del país.