Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU coordina con la UE nuevas sanciones contra Rusia

Obama subraya que esto no significa el inicio de una nueva guerra fría

Obama anuncia en la Casa Blanca nuevas sanciones contra Rusia
Obama anuncia en la Casa Blanca nuevas sanciones contra Rusia AP

El presidente Barack Obama esperó el martes al anuncio de la Unión Europea para revelar su propia nueva batería de sanciones, que apuntan a los mismos sectores clave de la economía rusa: el energético y los de defensa y financiero, con la ampliación de las sanciones a tres grandes bancos rusos -el VTB, el Banco de Moscú y el Banco Agrícola- y a la mayor compañía naviera del país.

"Estamos bloqueando la exportación de algunos bienes específicos y tecnologías al sector energético ruso, estamos expandiendo nuestras sanciones a más bancos rusos y empresas de defensa, y estamos suspendiendo formalmente el crédito que aliente las exportaciones a Rusia y la financiación de proyectos de desarrollo económico en Rusia”, resumió Obama las medidas en una declaración desde los jardines de la Casa Blanca.

Obama especificó que las sanciones estadounidenses complementan las europeas, que calificó como las “más significativas y amplias” acordadas hasta la fecha, y aseguró que precisamente por ello tendrán un impacto mayor en la economía rusa.

Significativo fue en este sentido su decisión de esperar unas horas a que Europa anunciara y explicara sus sanciones, que según dijeron fuentes oficiales bajo condición de anonimato son precisamente el tipo de medidas que Washington llevaba tiempo reclamándole a sus socios europeos.

"Los pasos dados por la UE son fuertes. Son significativos. Representan un paso más allá para Europa, uno que hemos dado juntos", valoraron.

El presidente estadounidense acusó además a Moscú de “aislarse” cada vez más con su apoyo a los separatistas de Ucrania y advirtió de que con ello Rusia está tirando por la borda “décadas de avance genuino” en su integración en la comunidad internacional. Sin embargo, rechazó tajantemente que la nueva imposición de sanciones, que llegan menos de dos semanas después de la última ronda, constituya el comienzo de una nueva guerra fría.

“Esto no es una nueva guerra fría, lo que está pasando es una cuestión muy específica relacionada con la incapacidad de Rusia de reconocer que Ucrania debe poder decidir su propio camino”, sostuvo Obama ante una pregunta de la prensa.

Obama también descartó el envío de armas a Ucrania, porque "las fuerzas ucranias están mejor armadas que los separtistas".

"La cuestión -precisó- es cómo impedimos un derramamiento de sangre en el este de Ucrania, y la herramienta principal que tenemos para influir el comportamiento ruso en estos momentos es el impacto que está teniendo en su economía" con las sanciones, sostuvo.

Las sanciones impuestas este martes a los tres bancos prohíben a ciudadanos estadounidenses o en territorio estadounidense realizar ciertas transacciones con las entidades señaladas. Según el Departamento del Tesoro, esto "limitará severamente el acceso de estos bancos a la financiación en dólares a medio y largo plazo". También supondrán "costes adicionales significativos" al Gobierno ruso "por sus continuadas actividades en Ucrania".

El señalamiento de la empresa naviera, la principal de Rusia, implica entretanto la congelación de cualquier bien que posea bajo jurisdicción estadounidense, así como la prohibición de realizar trasnacciones en EE UU o con ciudadanos de este país.

Por su parte, el Departamento de Comercio anunció que incluye a la naviera sancionada en su propia lista negra, lo que entre otros prohíbe la emisión de licencias para exportar cualquier componente militar.

De forma paralela a Europa, anunció además que se impondrán condiciones para las licencias de exportación de tecnologías destinadas a la exploración o extracción rusa de gas o petróleo.