Egipto ordena la liberación de un periodista en huelga de hambre

El trabajador de Al Yazira fue encarcelado en agosto tras cubrir la matanza de Rabaa al-Adawiya

Imagen del periodista de Al Yazira, Abdullah el Shamy
Imagen del periodista de Al Yazira, Abdullah el Shamy

El fiscal general de Egipto ordenó el lunes por la tarde la puesta en libertad de Abdalá al-Shami, un periodista egipcio de la cadena Al Yazira que llevaba en torno a 130 días en huelga de hambre en protesta por su situación legal. Al-Shami fue arrestado en agosto del año pasado, y todavía no ha pasado a disposición judicial. El reportero será liberado junto a otras doce personas, todas ellas por razones de salud, según ha informado la agencia oficial de noticias MENA.

Después de haber perdido más de 40 kilos, la familia de al-Shami había advertido que su estado de salud era tan fragil que incluso peligraba su vida. Las autoridades penitenciarias habían colocado al reportero, de 26 años de edad, en una celda de aislamiento de la cárcel de Tora para forzarle a abandonar su huelga de hambre. Durante todos estos meses, solo ha ingerido agua y zumos, y ha denunciado fuertes presiones de los funcionarios de prisiones para que tomara alimentos sólidos.

“Abdalá al-Shami ha prevalecido contra el aislamiento y la injusticia con nada más que una voluntad increíble y un estómago vacío. Estoy orgulloso de él”, ha escrito en su cuenta de twitter su hermano Mosaab al-Shami, un conocido fotoperiodista. Aún no está claro cuándo se producirá su liberación, y si el reportero, considerado un “preso de conciencia” por Amnistía Internacional, será transportado directamente a un hospital.

Al-Shami fue detenido el día 14 de agosto cuando cubría el brutal desalojo de un campamento levantado por los simpatizantes del ex presidente islamista Mohamed Morsi. Durante estos diez meses, la justicia egipcia ha ido renovando periódicamente su encarcelamiento preventivo, mientras era investigado por diversos cargos, entre ellos incitar a la violencia y alterar el orden público. Su puesta en libertad no significa que su caso haya sido archivado, por lo que es posible que acabe siendo imputado.

La noticia ha coincidido con una nueva sesión del juicio a otros tres periodistas de Al Yazira encarcelados en Egipto acusados de pertenecer o colaborar con los Hermanos Musulmanes, considerados una “organización terrorista” por las autoridades egipcias. Entre ellos figura un australino, Peter Greste. El juez ha fijado el próximo 23 de junio como la fecha en la que dictará sentencia.

En este proceso, que ha atraído un gran interés a nivel internacional, están siendo juzgadas un total de 20 personas, nueve de ellas permanecen bajo custodia policial y el resto se encuentran huidas. De los acusados, Al Yazira solo reconoce a nueve como empleados suyos, mientras que el resto serían estudiantes que habrían proporcionado imágenes a la emisora catarí, a la que el Gobierno egipcio acusa de difundir informaciones falsas para favorecer los intereses de la Hermandad.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

“El 23 de junio, el mundo entero estará mirando a Egipto para ver si salvaguarda los valores de la libertad de prensa”, ha declarado en un comunicado Al Yazira, que siempre ha negado las alegaciones del Gobierno egipcio sobre sus relaciones con la cofradía islamista. El conflicto entre El Cairo y la emisora catarí se desencadenó después de la deposición del raïs islamista Mohamed Morsi, el 3 de julio del año pasado. El ejecutor del golpe, el entonces ministro de Defensa Abdelfattá al-Sisi, asumió la presidencia del país hace poco más de una semana tras arrasar en las elecciones presidenciales de finales de mayo.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50