Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hollande aboga por reorientar Europa al empleo y al crecimiento

El presidente francés dice que la Unión se ha hecho "ilegible y lejana"

Cree que debe "retirarse de donde no se la espera"

Hollande, en el mensaje televisado.
Hollande, en el mensaje televisado.

El presidente francés, François Hollande, ha lamentado este lunes que Europa se ha hecho "ilegible, lejana" e "incluso incomprensible para los Estados", y ha abogado por que la Unión se concentre en las prioridades, el empleo y el crecimiento, y se "retire donde no se la espera". En un mensaje grabado y difundido en las televisiones en el horario de los telediarios de máxima audiencia, Hollande ha reconocido que la realidad es "dolorosa" tras los resultados de los comicios europeos en su país, en los que el partido de ultraderecha Frente Nacional de Marine Le Pen ha sido la primera fuerza política. "El futuro de Francia está en Europa. Yo soy europeo, mi deber es reformar Francia y reorientar Europa", ha asegurado.

En sus primeras palabras tras las elecciones, el mandatario ha apostado por el cambio en la Unión ya que "la austeridad ha terminado por desalentar a los pueblos". Su apuesta es establecer como prioridad "el crecimiento, el empleo y la inversión". "Eso no puede continuar. Europa debe ser simple, clara para ser eficaz", ha expresado Hollande. 

Reunido esta mañana de urgencia en el Elíseo, el Ejecutivo francés ha descartado disolver el Parlamento y convocar nuevas elecciones legislativas, como pidió anoche Marine le Pen tras arrasar en cinco de las siete circunscripciones electorales y lograr 24 escaños de los 74 que eligió Francia. El Frente Nacional se impuso el domingo en 71 de las 101 provincias (departamentos) franceses. Manuel Valls, el primer ministro, ha prometido en la radio RTL que el Gobierno bajará los impuestos, y en concreto del IRPF, para contrarrestar el avance de la ultraderecha.

Con un ligero aumento de tres puntos de la participación, que superó el 43%, el partido de ultraderecha de Le Pen consiguió el 26% de los votos, frente al 20,6% de la UMP y el 13,8% del Partido Socialista, que se situó en el nivel más bajo de su historia.