Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía suspende licencias y vacaciones por el auge criminal en El Salvador

Este viernes han ocurrido dos masacres con 12 asesinados, mientras grupos criminales amenazan con más violencia

Víctimas del autobús atacado en San Luis Talpa.
Víctimas del autobús atacado en San Luis Talpa.

La situación de violencia criminal que se ha desatado durante los últimos días en El Salvador ha generado gran incertidumbre y escozor social. Sólo este viernes las autoridades informaron de dos masacres en diferentes lugares de esta pequeña nación que le han costado la vida a 12 personas, pero no son los únicos asesinados, según la Policía Nacional Civil (PNC).

El auge criminal, como si de una ofensiva se tratara, ha obligado a la dirección de la policía a suspender licencias y vacaciones, de manera temporal, a toda la institución que contempla agentes, oficiales y personal administrativo. Es decir, hay un acuartelamiento policial, algo inusual pese a que El Salvador es catalogado a nivel internacional como el cuarto país más violento del mundo por sus altas tasas de homicidios.

Y por si fuera poco, el subdirector de la policía, Mauricio Ramírez Landaverde, aseguró en declaraciones a medios locales que se cuenta con información de inteligencia sobre un plan de grupos delincuenciales que intentarán incrementar sus acciones homicidas. El alto oficial no dio detalles de ello, pero días anteriores el ministro de Justicia y Seguridad, Ricardo Perdomo afirmó que grupos criminales tienen planes de desestabilización ante la transición política que culminará el próximo primero de junio con el ascenso a la presidencia del exguerrillero Salvador Sánchez Cerén, triunfador de las elecciones de marzo pasado.

En tanto, este viernes en horas de la mañana se dio a conocer de la desaparición de un grupo de empleados de una empresa pesquera de la zona oriental de Jiquilisco, en el departamento de Usulután. La familia reportó la desaparición de los seis hombres y la policía los comenzó a buscar por aire, mar y tierra, hasta que sus cadáveres fueron hallados en una fosa común.

La policía afirma que los seis pescadores no tiene nexos con las pandillas que proliferan en la zona de Puerto el Triunfo, de la cual eran originarios. De momento las autoridades desconocen el móvil del crimen de los pescadores.

En tanto, al medio día desconocidos atacaron a tiros a un autobús del transporte público en cuyo ametrallamiento murieron seis personas en las cercanías de San Luis Talpa, en la provincia central de La Paz. Las autoridades policiales detallaron que varios hombres a bordo de un vehículo color gris fueron los responsables del ataque armado, perpetrado en el kilómetro 38 de la carretera hacia el Aeropuerto Internacional Monseñor Oscar Arnulfo Romero.

La policía ha desplegado sus unidades investigadoras para dar con los autores de sendas masacres. De acuerdo a cifras oficiales, en lo que va de mayo se contabilizan 291 asesinatos, lo que equivale a un promedio de más de 12 homicidios por día. En ello se percibe el incremento de los asesinatos, porque el promedio en lo que va de año se había situado en nueve diarios. El año pasado hubo un promedio de seis diarios.

Las nuevas autoridades que asumirán la conducción de El Salvador han dicho que combatirán frontalmente la criminalidad con “mano inteligente”, es decir, una combinación de represión y prevención del delito. “Tenemos que incrementar la movilidad de la policía, la inteligencia policial y la capacidad investigativa”, afirmó Benito Lara, el designado próximo ministro de Justicia y Seguridad, quien también expuso que el combate de la criminalidad y la violencia no sólo atañe a la policía. “No podemos seguir con esos índices de impunidad, que nos indican que de cada 100 capturados, el 85 por ciento no es condenado en los tribunales por falta de capacidad y de pruebas”, finalizó Lara.