Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los sondeos anticipan la victoria de un candidato pragmático en Ucrania

El exministro y empresario Poroshenko tiene más apoyo en el oeste del país

En la confictiva región del Donbás más del 51% opta por la abstención

La sede del Gobierno regional de Donetsk, controlada por los separistas prorrusos, este martes.
La sede del Gobierno regional de Donetsk, controlada por los separistas prorrusos, este martes. AP

Piotr Poroshenko, el principal fabricante de chocolate de Ucrania, es el candidato favorito en las elecciones presidenciales del domingo 25 de mayo, en las que se prevé la participación del 79% del censo, según una encuesta conjunta de dos institutos sociológicos (Fundación Iniciativas Democráticas y Centro Razumkov) que fue presentada este martes en Kiev. Poroshenko, un veterano político que fue ministro de Exteriores, obtendría el 44,6% de los votos, pero su apoyo se prevé muy desigual, oscilando entre el 53,1% en las zonas occidentales del país al 25,9% en las orientales, según el sondeo.

La participación sería muy elevada (79%), pero también muy desigual, indica la encuesta. En la conflictiva región de Donbás (las provincias de Donetsk y Lugansk), donde el 11 de mayo se celebraron referendos secesionistas, el 51% del electorado no tiene intención de participar en los comicios. En la región de Donetsk, los candidatos con más peso son Serguéi Tigipko (9,9%), un político que estuvo en el Gobierno del presidente Víctor Yanukóvich, y el comunista Piotr Simonenko (8,1%).

La preferencia por Poroshenko se debe sobre todo a que su figura se asocia con la visión de un camino real para superar la crisis económica. Los candidatos más derechistas y nacionalistas, que han servido a la propaganda rusa para descalificar a los políticos encumbrados por el Maidán, tienen porcentajes muy reducidos, así Dmitro Yárosh, del Sector de Derechas, obtendría un 0,5% y Oleg Tiagnibok, del partido Libertad, un 0,7%.

La exprimera ministra Yulia Timoshenko quedaría segunda en los comicios, con un resultado (8,4%) muy por debajo de Poroshenko, y a poca distancia del ex ministro de Defensa, Anatoli Gritsenko, (7,5%). En una confrontación en segunda vuelta, Poroshenko obtendría un 52,5% de los votos frente a Timoshenko (un 9,9%). Desde que salió de la cárcel el pasado febrero, la exprimera ministra no ha logrado recuperar el carisma del que gozó en el pasado y da la impresión de encontrarse bastante aislada incluso de quienes fueron sus compañeros de grupo parlamentario en la Rada Suprema. Medios periodísticos en Kiev señalan que hace dos semanas Timoshenko se quejó de haber perdido el contacto con Alexandr Turchínov, que ejerce como presidente en funciones, y con Arseni Yatseniuk, que desempeña el cargo de jefe del Gobierno. Timoshenko acusó además a la Unión Europea, Alemania y la OTAN de haber dado la espalda a Ucrania, señalan las fuentes. La estadista tampoco habría encontrado comprensión de la Administración norteamericana para las ideas que reivindica, entre ellas el ingreso de Ucrania en la OTAN y la ayuda armamentística a Kiev.

Aunque la participación de Donbás en los comicios resulta problemática porque los separatistas amenazan con impedirla, en Ucrania se han producido grandes cambios en los últimos tiempos, afirma Andrii Bichenko, director del servicio sociológico del centro Razumkov. “Antes, Ucrania estaba dividida en dos partes iguales por su tamaño, el sudeste y el noroeste, que votaban de forma diferente, pero ahora el este se ha dividido y las provincias de Járkov, Dnepropetrovsk y Zaparozhe, se distinguen sustancialmente de Donbás, por lo que podemos decir que Ucrania ahora está más unificada, y en vez de estar dividida en dos partes, lo que tiene es un territorio divergente, donde reside entre el 16% y el 17% de la población del país”. Los tres candidatos que concentran el electorado más proruso, Tigipko, Simonenko y Mijaíl Dobkin (del Partido de las Regiones) obtendrían en su conjunto entre el 14% y el 15% de los votos, pronostica Bichenko.