Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El condado de San Diego arde en llamas

En los últimos días cientos de miles de residentes han sido evacuados en California

Un incendio amenaza las viviendas de San Marcos, California.
Un incendio amenaza las viviendas de San Marcos, California. AFP

Las llamas continúan esparciéndose por el norte del condado de San Diego, alentadas por las altas temperaturas que durante la jornada del miércoles alcanzaron en el sur de California un récord histórico cercano a los 38 grados centígrados.

Más de 7.200 hectáreas han ardido ya en los once fuegos declarados en el condado de San Diego desde que comenzaron a propagarse en la tarde del martes, aliados con vientos y condiciones ambientales extremadamente secas y calurosas para esta época del año. Sólo entre el jueves y el viernes la extensión de la superficie pasto de las llamas se ha duplicado, según anunciaban fuentes oficiales en la tarde del viernes.

El Gobernador Jerry Brown declaraba el miércoles el estado de emergencia en el condado y los bomberos procedían a la evacuación de escuelas, negocios y casas lo que provocó masivas retenciones de vehículos en las autopistas circundantes a Cal State San Marcos. Cientos de miles de residentes tuvieron que abandonar sus viviendas, alertados por la proximidad del humo y las llamas.

El más destructivo de los focos, Poinsettia, se declaró en Carlsbad, con cientos de hectáreas quemadas y 22 edificios residenciales y comerciales destruidos por las llamas y unas pérdidas estimadas en 22,5 millones de dólares. El fuego ha quedado ya contenido, al igual que otros cinco. Si bien 1000 bomberos continúan combatiendo las llamas en los otros cinco focos activos.

El cuerpo de bomberos de San Diego se ha visto obligado a incrementar hasta el límite sus efectivos y el número de helicópteros utilizados para hacer también frente a los incendios de Lompoc, Santa Paula, North Hills, Long Beach y Anaheim. Durante la mañana del jueves el grueso de los esfuerzos para contener las llamas se centraban en el incendio de Coco, en San Marcos, donde continúan las evacuaciones de 21.000 casas. Según fuentes de Cal Fire, “hasta el momento tres edificios han quedado destruidos y uno dañado, y las llamas han quemado ya cerca de 285 hectáreas”.

El foco más extenso –unas 2500 hectáreas– es el de Naval Weapons Station Fallbrook, adyacente a Camp Pendleton, que ha forzado a la evacuación y al cierre de la estación naval de operaciones, si bien no ha dañado ninguna estructura construida.

No hay evidencias de que ninguno de los fuegos haya sido provocado, si bien según el abogado del distrito del condado de San Diego, Bonnie Dumanis, “se va a proceder a investigar la causa de los incendios”.

El sheriff del condado, Bill Gore, tiene esperanza de que “si las condiciones atmosféricas mejoran, muy pronto la zona volverá a ser el bonito lugar de antes”. Aunque las altas temperaturas continúan, los vientos han remitido, lo que facilita la labor del cuerpo de bomberos y contiene las llamas.

Durante el jueves 29 escuelas de San Diego y los alrededores no han abierto sus puertas, forzando a 130.000 escolares a permanecer en sus casas. También se han cortado numerosas carreteras para facilitar la circulación en el caso de que los residentes afectados por los incendios necesiten ser auxiliados. Todos los vuelos de salidas y llegadas del Palomar Airport han sido cancelados.