Las acusaciones de corrupción atizan la campaña electoral de Panamá

Denuncias de diversa índole entre el oficialismo y la oposición agitan el escenario para los comicios del próximo domingo

Juan Carlos Varela, candidato opositor a la presidencia de Panamá
Juan Carlos Varela, candidato opositor a la presidencia de PanamáA.Bolivar / EFE

Las denuncias por supuestos cobros de comisiones del presidente panameño Ricardo Martinelli a una red de italianos ligados al ex primer ministro de Italia, Silvio Berlusconi, para favorecerlos con negocios estatales y las revelaciones de presuntas operaciones de “blanqueo” de dinero de uno de los principales candidatos presidenciales opositores atizan el escenario político de Panamá en el cierre de la campaña para los comicios generales del próximo domingo.

Estas y otras acusaciones que se hacen con y sin pruebas y con una gran resonancia en medios de prensa son parte del intenso intercambio de señalamientos de corrupción entre el oficialismo y los opositores. El silencio electoral se acerca y acallará la masiva propaganda de los partidos en los medios de comunicación, mientras se apresta a regir una ley seca a partir del sábado. La batalla política prosigue en las redes sociales, y Martinell, pese a que, por mandato constitucional tiene prohibido inmiscuirse en asuntos políticos, es uno de los más activos.

En un mensaje en Twitter, el presidente afirmó, basado en informes del periódico El Panamá América, ligado al oficialismo y uno de los principales de la capital, que Juan Carlos Varela, ex aliado de Martinelli y aspirante presidencial por la alianza El Pueblo Primero (Partido Popular y Panameñista), “tiene que decir la verdad sobre denuncias”. “Nuevo golpe a Varela: fuerte condena al Varela-gate en cumbre internacional”, escribió el gobernante en otro mensaje en Twitter, al referirse a una reunión efectuada en República Dominicana que cuestionó al candidato presidencial por sus supuestos actos irregulares.

El Panamá América publicó el pasado 24 de abril que Varela está presuntamente vinculado a una red “que lavó” más de 150 millones de dólares “producto de apuestas ilegales por internet en Estados Unidos”. El hecho, según el rotativo, “podría ser razón suficiente para que se abra” una indagación por parte del FBI y otras autoridades estadounidenses.

Carlos González, el vicepresidente del Partido Popular desmintió “rotundamente” las acusaciones contra Varela y dijo a EL PAÍS que esa acusación y otras "se han desatado a través de redes sociales, centros de llamadas, de toda la organización del gobierno”. “Esto es un montaje, porque Varela en las últimas semanas ha ido subiendo en las encuestas y se ha convertido en una verdadera amenaza”, alegó. 

“Esto no es de extrañar viniendo de Martinelli”, insistió, al recordar que en la campaña de 2009 el hoy mandatario acusó a Balbina Herrera, candidata presidencial del entonces gobernante Partido Revolucionario Democrático (PRD), de recibir dinero del entonces presidente de Venezuela, Hugo Chávez. “Ella pudo demostrar que ni siquiera conocía a Chávez. Pero eso que le funcionó en aquella campaña, Martinelli lo está aplicando ahora contra un candidato que está teniendo mayor soporte, porque las encuestas están muy apretadas”, añadió.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

Los señalamientos a Martinelli 

El presidente también ha sido objeto de los ataques y ha debido defenderse con los más variados argumentos. El 9 de abril se señaló que supuestamente sería juzgado en Italia por corrupción una vez que finalice sus cinco años de mandato, el próximo 1 de julio. El mandatario volvió a su cuenta de Twitter y lanzó una descriptiva réplica: “Me orino de la risa cada vez que reescriben con mala fe la novela italiana”.

El caso está ligado al escándalo de Berlusconi que desde 2001 ha estremecido a Italia por presuntos sobornos y prostitución en los que Martinelli sería imputado por supuesta extorsión internacional a una empresa privada de Italia.

La oposición ha denunciado que el Gobierno de Panamá trabaja abiertamente a favor de José Domingo Arias, candidato por el oficialista partido Cambio Democrático (CD), y le instaló un centro de llamadas telefónicas para difundir información negativa acerca de los rivales del oficialismo.

“Hay un propósito descarado que se manifiesta con la cotidiana violación que el Presidente y sus funcionarios perpetran contra la Constitución Política, que prohíbe terminantemente el apoyo oficial a los candidatos a puestos de elección”, acusó el abogado constitucionalista Miguel Antonio Bernal, catedrático de la Facultad de Derecho de la estatal Universidad de Panamá. En una entrevista con EL PAÍS, Bernal aseguró que “el Presidente se la ha pasado permanentemente en eso sin ningún tapujo y sin ningún miramiento y para mí desde que eso se hace hay un fraude. Y él va a tratar, el día 4, de desviar la voluntad popular hacia sus intereses de permanencia en el poder”.

Arias, Varela y Juan Carlos Navarro, aspirante del también opositor Partido Revolucionario Democrático (PRD), son los favoritos para ganar, aunque hay otros cuatro competidores en la carrera hacia el Palacio de Las Garzas, la sede oficial de la presidencia.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50