_
_
_
_

Londres reta al independentista Salmond a revelar qué apoyos tiene en la UE

El ministro de Exteriores británico pide al líder independentista que explique su plan B para Escocia

William Hague, ministro de Exteriores británico.
William Hague, ministro de Exteriores británico.paul hackett (reuters)

Alex Salmond quiere evocar hoy a Margaret Thatcher en un esperado discurso en el Colegio Europeo de Brujas. Allí lanzó la entonces primera ministra británica las bases del euroescepticismo que aún hoy, y más que nunca, condicionan la relación del Partido Conservador británico con Europa. El líder independentista quiere hacer todo lo contrario: consagrar la idea de que, digan lo que digan los tratados, una Escocia independiente es inseparable de Europa.

En una maniobra preventiva sin precedentes que pone de relieve la creciente tensión entre los partidarios y los opositores de la independencia, el ministro de Exteriores británico, William Hague, le ha enviado una dura carta a Salmond en la que le recuerda que Escocia se quedará fuera de la UE si se independiza y le emplaza a que desvele cuál su plan alternativo si no convence a los socios de que permitan el inmediato reingreso escocés.

Salmond no solo trazará hoy una visión retórica de la importancia que Europa tiene para Escocia, sino que planteará una defensa pragmática de ese vínculo, destacando la importancia que Escocia tiene para los países de la UE en asuntos clave de la vida cotidiana, como la energía, la educación universitaria, o la pesca. “Escocia tiene el 25% del potencial de la energía eólica en alta mar. Tenemos el 10% del potencial de la energía de las mareas. Tenemos el 60% de las reservas petroleras de la UE”, pondrá como ejemplo.

En su carta al líder independentista, el jefe del Foreign Office también se apega al terreno de lo concreto. Tras advertir que la pertenencia a la UE es una cuestión clave para los votantes en el referéndum escocés, le recuerda que su intención es que Escocia siga en la Unión planteando su reingreso por la vía del artículo 48 de los Tratados, más rápida que el proceso habitual de acceso fijado por el artículo 49. “¿Qué garantías ha recibido de otros Estados Miembros de que estarán de acuerdo en utilizar el artículo 48 en la manera sin precedentes que usted ha sugerido?”, le pregunta Hague a Salmond.

“¿Qué plan b tiene previsto si falla el calendario que usted mismo se ha fijado?”, pregunta también, cuestionando que Escocia pueda negociar su reingreso en los 18 meses que, según Salmond, transcurrirán entre el voto del 18 de septiembre y la proclamación de hecho de la independencia.

El responsable de la diplomacia británica interpela también al ministro principal escocés sobre los acuerdos actuales de los que Escocia dejaría de beneficiarse como país independiente, desde el famoso cheque británico a determinadas ayudas agrícolas. “¿Cuántos Estados miembros han mostrado su voluntad de perder dinero en apoyo de una Escocia independiente?”, le pregunta.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

La carta de Hague es un indicio del endurecimiento de la campaña en los últimos meses. Varias universidades escocesas anunciaron esta semana su retirada de la patronal británica CBI después de que esta anunciara que hará campaña contra la independencia. Las universidades explicaron que sus estatutos les exigen neutralidad política. La BBC se vio obligada a tomar la misma decisión. Finalmente, la CBI dio marcha atrás. <NO1>“después de recibir asesoría legal”.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_