Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LAMBERTO ZANNIER Secretario general de la OSCE

“La división del país llevaría a la guerra civil a rusos y ucranios”

El diplomático afirma que Ucrania necesita buenos vínculos con Rusia, pero también una buena relación con la UE

Lamberto Zannier, secretario general de la OSCE. Ampliar foto
Lamberto Zannier, secretario general de la OSCE.

“Volvemos a una lógica que recuerda a la lógica de la guerra fría, en la que se definen líneas y ámbitos de influencia. Y en el caso de Ucrania, eso es peligroso porque puede desestabilizar totalmente el país”, sostiene Lamberto Zannier. Es el secretario general de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE), un organismo nacido como foro de diálogo Este-Oeste cuando aún existía el Pacto de Varsovia y que, abierto a los países surgidos de la URSS —Rusia y Ucrania incluidas— trata de mantener un papel apaciguador ante la anexión de Crimea y las fuertes tensiones internas en Ucrania.

“Es necesario un diálogo inclusivo en Ucrania, con compromiso y diálogo [de ucraniófonos y rusófonos]”, sostiene Zannier, que visitó Madrid a comienzos de esta semana.

La OSCE mantiene una misión en el país —Rusia le ha impedido la entrada en Crimea— y prevé supervisar las elecciones del próximo 25 de mayo.

“Corresponde a los ucranios decidir lo que quieren. La reforma de la Constitución sería un elemento importante”, sostiene el diplomático italiano.

Respecto a la anexión de Crimea, Zannier advierte que se trata “de un tema que la propia Ucrania tiene que resolver”. “Esperemos que Crimea no se convierta en un modelo de solución para temas parecidos en el antiguo espacio soviético”, dice en alusión al Transdnistria (Moldavia), entre otros. “Si se pone en una balanza la autodeterminación y la protección de la soberanía y la integridad de los Estados se entra en un territorio peligroso”, añade.

“Tenemos que trabajar para evitar un empeoramiento de la situación en Ucrania, porque podemos asistir a unos acontecimientos muy peligrosos. Las cosas no están evolucionando de una manera muy tranquilizadora”, asegura.

“Ucrania es un país que necesita buenos vínculos con Rusia, pero también una buena relación con la UE. Debería encontrar un espacio para desarrollar relaciones con ambos bandos.

Si los ucranios llevan demasiado lejos una agenda en detrimento de otra —la de la UE y la de Rusia— esto puede llevar de hecho a la división y crearía una enorme tensión. Se podría hablar posiblemente de guerra civil”.

Más información