Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Kiev ordena desarmar a los ultras del Maidán

El Parlamento aprueba una moción contra el Sector de Derechas, el grupo más radical de las protestas

Miembros del movimiento Sector de Derechas abandonan este martes un hotel en Kiev. Ampliar foto
Miembros del movimiento Sector de Derechas abandonan este martes un hotel en Kiev. EFE

Al Gobierno de Kiev se le ha acabado definitivamente la paciencia con Pravy Sektor (Sector de Derechas), el grupo violento de extrema derecha que casi hizo descarrilar el movimiento pacífico de protesta del Maidán y que con sus desmanes ha empañado la imagen de la revolución ciudadana que en febrero desalojó del poder al presidente Víctor Yanukóvich. El Parlamento ucranio ordenó este martes desarmar a todos los grupos ilegales, horas después de que la policía irrumpiera en la noche del lunes en el cuartel general del grupo, el hotel Dnipro en Kiev; horas antes, un tiroteo protagonizado por uno de sus miembros había causado tres heridos.

“El Parlamento ordena al Ministerio del Interior y a la seguridad del Estado que desarmen inmediatamente a todos los grupos ilegales”, reza el texto aprobado por la Rada Suprema. “Solo los miembros de las fuerzas armadas de Ucrania, la Guardia Nacional o el servicio de seguridad estatal (SBU, unidad antiterrorista) pueden llevar armas”, confirmó el presidente en funciones, Olexandr Turchínov. “Si no pertenecen al Ejército, la Guardia Nacional o la policía, son saboteadores que actúa contra Ucrania”.

El texto aprobado por la Rada Suprema relaciona el “creciente ambiente de violencia” que se registra en el país con lo que denomina “provocaciones sistemáticas de ciudadanos extranjeros en las regiones del sureste y Kiev”, en clara alusión a presuntos agentes rusos o provocadores profesionales que estarían azuzando la inestabilidad en esas zonas a instancias de Moscú. Fue precisamente el clima de violencia y la amenaza potencial que supone para la minoría rusa que habita en Ucrania lo que llevó al Kremlin a justificar su intervención en Crimea. Rusia considera el derrocamiento del prorruso Yanukóvich un golpe de Estado, y al actual Gobierno en funciones, ilegítimo.

Kiev es perfectamente consciente que cada nueva acción incontrolada de Pravy Sekto, ahora reconvertido en partido político, da munición a Moscú para radicalizar su actitud contra Ucrania. Por eso la orden de desarmar a los grupos ilegales es una tensión más en el pulso que libran el Ministerio del Interior y el grupo ultra —hasta hace solo un mes, compañero de filas en el Maidán de los actuales gobernantes— a menos de 60 días de las elecciones presidenciales, previstas para el 25 de mayo. La semana pasada, uno de los dirigentes más violentos de Pravy Sekto, Alexandr Muzichko, coordinador local de Rovno (oeste), resultó muerto al resistirse a ser detenido por la policía.

Pravy Sektor fue el primer grupo dentro del Maidán en recurrir a la violencia contra las antiguas Berkut (fuerzas especiales de la policía, desmanteladas tras la revolución), con el uso de explosivos caseros, piedras, bates, o quemando vehículos policiales. Tras el cerco policial de esta madrugada, los ultras que ocupaban el hotel abandonaron el edificio y fueron conducidos a otras bases en las afueras de la ciudad, informó el ministro del Interior, Arsen Abakov, a través de Facebook. La policía se incautó en el establecimiento de varias armas, que serán sometidas a exámenes de balística para determinar si han sido utilizadas en delitos previos.

Más información