_
_
_
_
_

María Corina Machado: “El régimen está desesperado”

La opositora afirma en Lima que sigue siendo diputada y que retorna a Venezuela para seguir apoyando "la causa de libertad"

María Corina Machado, este lunes en Lima.
María Corina Machado, este lunes en Lima.C. B. (AFP)

La diputada venezolana de la Mesa de Unidad Democrática (MUD) María Corina Machado usó la mayor parte de su tiempo en un seminario internacional inaugurado por el escritor Mario Vargas Llosa en Lima para describir la violencia que sufren desde enero los jóvenes en su país. La opositora ha opinado que no habrá retroceso en la movilización ciudadana contra el régimen del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, al que ha calificado de "castro-comunista".

Aunque minutos antes el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, había anunciado su desafuero del Parlamento, hubo que esperar una breve declaración a la prensa para conocer su respuesta. "Soy María Corina Machado, soy y seguiré siendo diputada por la Asamblea Nacional de Venezuela. Conozco bien mis deberes y mis derechos y seguiré luchando y trabajando como diputada en estas horas terribles de represión en Venezuela. El señor Cabello debería leer la Constitución y el reglamento de la Asamblea. La directiva de la Asamblea no tiene facultades para destituir, solo puede ser destituido por muerte, renuncia, sentencia firme o por una revocatorio, y evidentemente este no es el caso”, dijo a una treintena de periodistas apretujados en el extremo de un auditorio de la Universidad de Lima.

“El señor Cabello está demostrando la desesperación de un régimen que se sabe débil, que está desesperado y que piensa que con esto va a intimidar a los venezolanos o a doblegar a sus representantes: se equivoca. Esta acción nos da más fuerza y más razones para continuar en la lucha y yo sigo siendo diputada de la Asamblea Nacional hasta que el pueblo de Venezuela así lo decida. Seguiré luchando dentro y fuera de la Asamblea, dentro y fuera de Venezuela”, aseguró.

Cuando Machado llegó al evento América Latina: oportunidades y desafíos, la audiencia llevaba esperándola tres horas y media y la noticia de su desafuero había corrido rápidamente. En la inauguración del evento, Vargas Llosa comentó que no había seguridad de que la diputada venezolana llegara a Lima y uno de los organizadores indicó que, la noche del domingo, Machado tuvo dificultades para salir del aeropuerto de Maiquetía en Caracas.

El premio Nobel de Literatura 2010 y presidente de la Fundación para la Libertad, promotora de este seminario anual, pidió al inicio de la jornada un aplauso para los venezolanos presentes en el auditorio, y unas 350 personas acogieron el pedido. “Desde hace un mes y medio estamos interesados por los estudiantes venezolanos y por quienes resisten los empeños dictatoriales”, añadió Vargas Llosa. “Si Venezuela cae, la amenaza totalitaria no se va a quedar allí”, advirtió. Luego elogió a la diputada Machado por su desempeño la semana pasada en Washington y aludió a “esa carabina de Ambrosio llamada OEA”.

Preguntada qué esperaba del presidente peruano, Ollanta Humala, Machado planteó un pedido general a los jefes de Estado. “Ésta (la destitución) es la evidencia de un régimen que persigue, que censura, que reprime, que tortura. Eso tiene un solo nombre: es una dictadura. Esperamos mucho de los jefes de estado y de gobierno: que llamen a las cosas por su nombre”, respondió.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

La diputada criticó que los tribunales venezolanos estén controlados: “no hay uno solo que decida con independencia, por eso seguiré acompañando a los que luchan en sus necesidades y en su causa por la libertad”, agregó. “Este proceso es irreversible y retorno a Venezuela lo antes posible”, afirmó la líder de la oposición venezolana a quien una militante chavista le fracturó el tabique luego de una golpiza en abril de 2013 en el Legislativo.

Durante su intervención en la mesa El desafío del neopopulismo, Machado sostuvo que “después de ocho semanas de brutal represión, hoy el gobierno pasó una raya roja que no se puede esconder. A los demócratas del mundo les decimos que la indiferencia es complicidad”.

“Vamos a conquistar la democracia y la libertad. ¿Cuánto tiempo? El que sea necesario, pero nunca en 15 años el régimen ha estado tan débil como hoy, nunca hemos estado tan cerca de conquistar la democracia como en estas horas”, aseguró la líder de la MUD.

En el mismo panel intervino el alcalde de Buenos Aires, Mauricio Macri, quien condenó los gobiernos basados en el personalismo y en el mesianismo, y sugirió que Argentina potencie el Mercosur para converger con la Alianza del Pacífico -formada por Colombia, Chile, México y Perú-. En una mesa previa, el expresidente mexicano Felipe Calderón leyó parte de un pronunciamiento del Club de Madrid, firmado por 96 exjefes de estado y de gobierno, que condena la violencia y llama al diálogo en Venezuela.

Machado comentó tres episodios recientes y duros, como testigo del dolor de madres de estudiantes fallecidos o heridos por disparos de perdigón en las protestas. Pese a la decisión de Cabello en su contra, se expresó con serenidad mientras compartía -con un auditorio a su favor- el desastre que enfrenta su país.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_