Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Suspendida una línea del Metro de DF por peligro de descarrilamiento

La Línea 12, que fue inaugurada en octubre de 2012, presenta oscilaciones en sus vías y será reparada durante seis meses

Una estación de la línea 12.
Una estación de la línea 12.

La línea 12 del metro de la ciudad de México fue, durante muchos meses, motivo de orgullo de la izquierda mexicana, que presumía una histórica inversión de 1.800 millones de dólares y servicio diario a casi medio millón de personas que antes de 2012 no podían cruzar rápidamente una zona del suroriente del Distrito Federal. A partir de este martes, no obstante, se ha convertido en uno de los principales dolores de cabeza para las autoridades de la capital del país. El director del Sistema de Transporte Colectivo, Joel Ortega, ha anunciado que a partir de la medianoche de este martes se suspenderá el servicio en 11 de las 20 estaciones que la conforman por “oscilaciones detectadas en las vías” y que podrían ocasionar un descarrilamiento. El funcionario también ha anunciado que interpuso una demanda ante la Contraloría general para determinar si “existe responsabilidad de funcionarios públicos o de las empresas participantes” en la construcción de la obra.

Las estaciones que cerrarán sus puertas a los usuarios, afectando a 425.000 personas cada día, son las que se encuentran en el tramo elevado y constituyen la parte central de un trayecto de 25 kilómetros. Ese tramo será reemplazado por un servicio gratuito de autobuses. Las autoridades no han dicho cuánto tiempo tomará la reparación de los tramos imperfectos, pero se calcula que será más de seis meses.

La línea dorada, como también se le conoce, ha requerido un inusual mantenimiento en sus vías. El periódico Reforma señala que 11.000 grapas que fijan los rieles han tenido que ser cambiadas en solo un año de uso.

Las autoridades comenzaron a detectar fallas en el mes de febrero. Desde ese entonces los responsables del sistema ordenaron a los conductores de los convoyes bajar la velocidad. El proyecto estaba diseñado para que los coches circularan a 80 kilómetros por hora. Hoy lo hacen a 35 en los tramos aquejados por las fallas. Esto eleva el tiempo de recorrido a más del doble del que estaba planeado. Dos empresas europeas han sido contratadas para evaluar los trabajos de renivelación y realineación de las vías.

La vía fue inaugurada en octubre de 2012 por el jefe de gobierno, Marcelo Ebrard y el presidente Felipe Calderón. La construcción corrió a cargo de un consorcio formado por tres grandes constructoras, Ingenieros Civiles Asociados (ICA), Alstom y Carso, esta última propiedad de Carlos Slim. El consejero jurídico de la ciudad aseguró que la fianza impuesta al grupo de constructores, el 10% del costo total, aún está vigente y que la administración podría hacer uso de ella para cubrir parte de los trabajos que se van a realizar.

Marcelo Ebrard, una de las figuras más prominentes del Partido de la Revolución Democrática, ofreció una conferencia de prensa para asegurar que está “tranquilo” y “limpio” de cualquier proceso. Aseguró que la obra fue inaugurada una vez que se certificó por uno de los “consorcios más importantes del mundo con sede en Alemania”. “La autoridad tiene que determinar la responsabilidad. Es una de las líneas más auditadas en todo el sistema de transporte”, concluyó el político desde el estado de Sinaloa, donde se encuentra realizando una gira de cara al proceso que renovará a la dirigencia del principal partido de la izquierda mexicana.