Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“No cederemos ni un palmo de tierra”

El jefe del Gobierno ucranio advierte a Moscú contra una anexión territorial

Kiev no enviará más tropas a la península de Crimea

El presidente interino Oleksandr Turchínov (derecha), el primer ministro  Arseni Yatseniuk (centro) y el líder del partido Svoboda Oleh Tiahnibok  en el 200 aniversario del poeta Taras Shevchenko en Kiev. Ampliar foto
El presidente interino Oleksandr Turchínov (derecha), el primer ministro Arseni Yatseniuk (centro) y el líder del partido Svoboda Oleh Tiahnibok en el 200 aniversario del poeta Taras Shevchenko en Kiev. EFE

Una fila de decenas de motoristas con banderas ucranias cruza la plaza Europa, muy cerca de una gran barricada que marca una de las fronteras de la zona tomada por manifestantes desde noviembre. En el Maidán, cientos de personas desfilan con enseñas de países occidentales –EE UU, Alemania, Reino Unido— que han mostrado su apoyo a las protestas, y a Ucrania frente a Rusia. La gente aplaude a su paso en una mañana soleada y patriótica, muy patriótica. Una mujer joven sostiene un cartel con la cara del presidente ruso, Vladímir Putin, con un bigote a lo Adolf Hitler. Muchos gritan "¡fuera Putin! ¡saca tus manos de Ucrania!".

El primer ministro ucranio, Arseni Yatseniuk, se reunirá el miércoles en Washington con el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, para buscar “una resolución pacífica a la actual intervención militar rusa en Crimea”, confirmó la Casa Blanca en un comunicado. El anuncio del viaje se produce días después de que el jefe de la diplomacia estadounidense, John Kerry, se presentara en Kiev para mostrar su respaldo a las nuevas autoridades ucranias frente a Rusia, prometer unas ayudas de 1.000 millones de dólares (730 millones de euros) y dejarse ver en el Maidán, entre las montañas de flores que la gente sigue llevando para honrar a los muertos en las protestas. El jefe del Gobierno ucranio también viajó a Bruselas la semana pasada para encontrarse con sus homólogos europeos, que desembolsarán 11.000 millones de euros en ayudas al país, que está negociando un rescate con el FMI para evitar la quiebra, trata de hacer frente a la invasión de facto que Rusia ha hecho en Crimea e intenta contener la tensión en las regiones rusohablantes del este.

La amenaza de la pérdida de Crimea sobrevoló ayer la celebración del bicentenario del nacimiento del poeta y pintor Taras Shevchenko, crítico con el zar y un símbolo de la nación y la lengua ucranias. Mucha gente llevaba broches con la imagen del héroe y los colores de la bandera. Yatseniuk también participó en uno de esos los actos y empleó una retórica emocional: “Esta es nuestra tierra. Por ella dieron su sangre nuestros padres y abuelos, y no cederemos ni un centímetro de tierra ucrania”, afirmó. Luego, reunido con los ministros, anunció que el Gobierno apoyará a los soldados ucranios en Crimea con 125 millones de grivnas, unos 9,5 millones de euros, informa Interfax Ucrania, el mismo día en que el ministro de Defensa, Igor Tenyukh, confirmó que no hay movimiento alguno del Ejército hacia Crimea.

El exmagnate ruso Mijaíl Jodorovski, que salió de la cárcel en diciembre después de diez años, también habló este domingo en el Maidán. “Quiero que sepan que hay una Rusia completamente distinta, donde hay gente que participa en manifestaciones antibélicas pese a las detenciones”, afirmó ante la multitud, y mostró confianza en que “Ucrania y Rusia irán unidas por el camino del desarrollo europeo común”.

Los tambores de los cosacos se alternaban con el rumor de los discursos del escenario del Maidán, consagrado ayer al poeta. Un líder de la iglesia ortodoxa clamaba contra la agresión de Rusia y recordaba a los miles de asistentes que “Ucrania es un país pacífico”. En un puesto próximo se reparten de varios montones panfletos del Sector de derecha, el grupo más radical y nacionalista de cuantos se enfrentaron a los antidisturbios en las protestas. Continúan con su llamamiento a la movilización, que iniciaron nada más desencadenarse la crisis en Crimea. En la portada hay una foto de su líder, de extrema derecha, Dimitri Yárosh, que la semana pasada anunció que se presentaba a las presidenciales del 25 de mayo. “Estamos organizando la defensa de las ciudades que podrían ser escenario del apetito imperial del Kremlin”, decía la publicación, para después ofrecer sus servicios al Ejército y la policía y de llamar a frenar a “los quintacolumnistas [en referencia a los ucranios que apoyan la intervención de Rusia] y la prensa anti-ucrania”.

Más información