Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hombres armados bloquean la entrada a observadores de la OSCE en Crimea

Los 42 analistas estudiarán el estado de las Fuerzas Armadas ucranias en Crimea

El embajador ucranio en la OSCE, Ihor Prokopchuk, en la reunión de emergencia en Viena el lunes. Ampliar foto
El embajador ucranio en la OSCE, Ihor Prokopchuk, en la reunión de emergencia en Viena el lunes. EFE

Por segundo día consecutivo, un grupo de hombres armados y no identificados han denegado este viernes la entrada de 42 observadores de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) -en su mayoría militares- a la península de Crimea. "Aún permanecen en el segundo control [administrado por las autoridades crimeas] a la espera de que les dejen entrar", comentó la portavoz de la OSCE, Cathie Burton.

Ayer jueves, "a las seis de la mañana el grupo salió en dos autobuses de la ciudad de Odessa [al suroeste de Ucrania], pasaron el primer control pero horas después, en el segundo control, les pararon y tuvieron que dar la vuelta hasta la ciudad de Armyansk", explicó Cathie Burton, responsable de prensa de la OSCE. En la noche del jueves no se conocían los motivos esgrimidos por los agresores para que el grupo tuviera que volver puesto que, según Burton, "aún no ha habido ninguna comunicación con la misión". El incidente se producía un día después de que el enviado especial de la ONU a Crimea, Robert Serry, se viese obligado a abandonar la península tras haber sido detenido brevemente por hombres armados en un café de Simferópol.

Otro grupo de observadores de la OSCE, de una veintena de personas, se instaló en Simferópol el martes pasado.

El grupo al que se le impide desde el jueves la entrada al que la OSCE denomina, a pesar de que hay algunos civiles, "personal militar" viajó a principios de esta semana a Ucrania para analizar, tras el derrocamiento popular del presidente Víctor Yanukóvich, el estado de las Fuerzas Armadas del país "exclusivamente" en la península de Crimea, donde la presencia militar rusa es cada vez más intensa. Se trata de 42 personas -al menos dos de ellas mujeres- de 23 Estados miembro de los 57 que forman parte de la organización, incluido Ucrania.

Es la primera vez que se activa una misión de este tipo desde 1990, año en el que la organización creó el documento de Viena sobre medidas destinadas a fomentar la confianza y la seguridad de los miembros de la organización.

Aunque la OSCE, desde su sede en Viena, insiste en que los observadores no van armados, "sí visten el uniforme militar de su país de origen". España no se encuentra entre los países que han enviado, a principios de esta semana y a petición del Gobierno interino de Ucrania, personal para la misión. "Es una decisión de la OSCE", afirman desde el Ministerio de Exteriores español. La organización, sin embargo, estipula que son los propios países los que toman la decisión o no de enviar personal. "No todos los países participan en todas las misiones de la OSCE", concluyen en Exteriores.

El grupo, que durante la noche del jueves se encontraba en la ciudad fronteriza de Kherson (al sur de Ucrania), ha vuelto a intentar este viernes entrar en la península pàra llevar a cabo el análisis sobre la situación de las bases militares ucranias -la OSCE no especifica cuántas ni cuáles- que en principio durará hasta el 12 de marzo aunque "se extenderá los días que sean necesarios".

"Mi esperanza es que esta visita militar ayude a calmar la tensión en Ucrania. Haremos una evaluación objetiva de los hechos sobre el terreno y propondremos una solución política a la crisis a través del diálogo", dijo el jueves el secretario general de la OSCE, Lamberto Zannier.

Más información