Salmond denuncia el peso económico excesivo de Londres

La independencia de Escocia “equlibrará el centro de gravedad” de las islas británicas, asegura

El primer ministro escocés, Alex Salmond, este martes en Londres.
El primer ministro escocés, Alex Salmond, este martes en Londres. Lefteris Pitarakis / AP

Alex Salmond, ministro principal escocés y líder del independentista SNP, se ha acercado este martes a Londres para denunciar lo que a su juicio es un peso excesivo de la capital británica y asegurar que la independencia de Escocia permitiría “reequilibrar el centro de gravedad económico de estas islas”. Y atacó al ministro del Tesoro por negarse a compartir la libra con una Escocia independiente y por decir que esta se convertiría en un país “extranjero”.

El líder independentista, que protagonizó la conferencia anual de la revista The New Statesman coincidiendo con la publicación de un número especial sobre Escocia, dedicó buena parte de su texto a atacar los desequilibrios que en su opinión crea el poderío económico de Londres. “El ministro británico de Negocios ha llamado recientemente a Londres "una especie de máquina succionadora gigante que absorbe la vida del resto de país". El profesor Tony Travers, de la London School of Economics, ha dicho: "Londres es la estrella oscura de la economía que chupa de forma inexorable recursos, gente y energía. Nadie sabe muy bien cómo controlarla”, dijo.

Y recordó el informe de un centro de estudios que aseguraba que la capital recibe un gasto público de 2.600 libras por persona (3.150 euros) para grandes infraestructuras de transporte frente a las tan solo libras por habitante en el noreste de Inglaterra. “Si el Gobierno que yo encabezo fuera responsable de semejantes disparidades, jamás sería reelegido” en Escocia. Su tesis vino a ser que la independencia de Escocia revitalizaría el norte de Inglaterra y actuaría de factor de reequilibrio de las islas británicas.

Dedicó también buena parte de su discurso a atacar al canciller del Exchequer y ministro del Tesoro, George Osborne, por su discurso de hace unas semanas en el que “dijo siete veces” que Escocia se convertiría en un país extranjero si se independizaba y reiteró su negativa a compartir la libra. Y aseguró que aquel discurso “acabará siendo aceptado como un error monumental”.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50