Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuatro muertos en un atentado contra un autobús de turistas en el Sinaí

Las víctimas son tres ciudadanos surcoreanos y el conductor, de nacionalidad egipcia

Pese a las operaciones del Ejército, en la zona se han hecho fuertes varios grupos yihadistas

El autobús atacado, en Taba.
El autobús atacado, en Taba. AFP

Un bus de turistas ha sido víctima de un ataque en la península del Sinaí, muy cerca del paso fronterizo de Taba, entre Israel y Egipto. Al menos han muerto cuatro personas, tres turistas surcoreanos y el conductor del vehículo, de nacionalidad egipcia, y otras 33 personas han resultado heridas. Desde que el golpe de Estado del pasado verano desatara una intensa ola de atentados terroristas, esta es la primera vez que el objetivo son turistas extranjeros.

Según el Ministerio del Interior, los viajeros habían visitado el Monte Sinaí y el monasterio de Santa Catalina, uno de los principales atractivos turísticos de Egipto, y se dirigían a Israel. Existe aún cierta confusión sobre el origen de la explosión, que destruyó completamente la parte delantera del autobús. El diario oficialista al Ahram aseguraba que los terroristas atacaron el bus con un misil, mientras que la agencia Reuters señalaba que habría explotado una bomba que estaba colocada dentro del bus, o bien en su cercanía.

De momento, nadie ha reivindicado el atentado, pero se sospecha que su autoría recae en algunas de las organizaciones yihadistas con base en la península del Sinaí, un territorio desértico y sobre el que las fuerzas de seguridad poseen un tenue control. De hecho, la mayoría de atentados de los últimos meses han tenido lugar en el Sinaí. El último, la semana pasada, tuvo como objetivo el gasoducto que une Israel y Egipto. Ansar bait al-Maqdis (“partisanos de Jerusalén”) se ha revelado como la organización más activa y capaz de realizar operaciones más sofisticadas. Por ejemplo, el mes pasado consiguió abatir un helicóptero militar egipcio a través de un misil tierra-aire.

La mayoría de los heridos, que podrían ser de diversas nacionalidades, fueron trasladados a los hospitales de las localidades vecinas de Taba y Nueiba. En cambio, los víctimas que se encontaban en una situación crítica fueron llevadas al Hospital Internacional de Sharm el Sheij, la popular localidad turística en cuyos balnearios el ex dictador Hosni Mubarak solía organizar las cumbres internacionales auspiciadas por Egipto.

Los zona del Mar Rojo, una de las más turísticas de Egipto gracias a sus bellas playas y arrecifes de coral, estaba considerada una de las más seguras del país, pues hasta ahora y desde el inicio de la ofensiva terrorista del pasado verano, se había librado de cualquier atentado. La mayoría de ataques sucedía en una franja de territorio cerca de la ciudad de al Arish y del territotio palestino de Gaza. Sin embargo, la zona sí se vio sacudida por una serie de atentados con bombas entre los años 2004 y 2006, en los que murieron decenas de ciudadanos egipcios y turistas.

Egipto atraviesa una periodo de gran inestabilidad, punteado con repetidos brotes de violencia, desde que el pasado 3 de julio el Ejército depusiera al islamista Mohamed Morsi, el primer presidente del país electo en las urnas. Se calcula que en los últimos siete meses han muerto unas 2.000 personas en enfrentamientos callejeros, la mayoría a causa de disparos de la policía, mientras más de 200 agentes han fallecido víctimas de atentados terroristas.

Más información