Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy apoya la entrada de Turquía en la UE y Erdogan ataca a un periodista

Tensa rueda de prensa del primer ministro turco y el español ante las acusaciones de corrupción

Rueda de prensa de Erdogan y Rajoy en Ankara. Reuters Live!

Mariano Rajoy y su equipo sabían que Turquía no era un destino políticamente fácil, y más ahora que Recep Tayyip Erdogan recibe críticas de todas partes por la represión de las protestas en Estambul y otras ciudades, por los escándalos de corrupción en su Gobierno y por la última y polémica ley para controlar internet, gran plataforma para las protestas contra él. Pero la delegación española no imaginaba que las cosas llegarían tan lejos en la rueda de prensa conjunta que ambos ofrecieron al final de una reunión de alto nivel en Ankara. Rajoy utilizó su habitual tono diplomático, en el que nunca hace una crítica a la situación de las libertades del país que visita, ni siquiera cuando acude a regímenes totalitarios como Kazajstan. A él casi siempre le preocupa solo el asunto económico.

Rajoy mantuvo el guión y dijo que "España y Turquía son socios y amigos, desde 1999 España ha sido y es firme defensora de la entrada de Turquía en la Unión Europea". Y solo añadió un pero, en línea con la Comisión Europea pero en tono mucho menos exigente que esta: "España anima a Turquía a que trabaje y culmine las reformas necesarias para incorporarse a la UE. España apoya los esfuerzos de Turquía".

La prensa española le preguntó por la ley de internet y el control de la justicia por parte de Erdogan, y Rajoy siguió evitando la polémica: "No hablamos de ningún asunto interno pero el primer ministro ha ofrecido garantías de que respetarán el Estado de derecho y la separación de poderes y estoy convencido de que así será".

Erdogan habló de "tergiversación" con esta ley y explicó que él no va contra internet sino contra las "grandes multinacinonales extranjeras" –léase Facebook o Twitter- "que violan la privacidad de las familias turcas". Y añadió sobre la oposición: "Los que no salieron victoriosos en las urnas ahora hacen propaganda negra". El ambiente se iba calentando pero aún era suave. Después llegaron unas durísimas críticas a Israel en otra respuesta a la prensa turca. Y por último, Erdogan perdió las formas ante la mirada atónita e incómoda de Rajoy, que acaba de hablar bien de un socio que se dedicaba un minuto después a amenazar a un periodista turco en directo, a su lado.

El reportero, que interpeló a Rajoy sobre el caso Gürtel –y el español le dio la habitual larga cambiada del "respeto a la justicia"- preguntó a Erdogan por un escándalo de corrupción que le afectaría directamente. El primer ministro turco cambió la cara y no dejó un segundo de mirar fijamente y de forma amenazadora al periodista. Y después se lanzó. Primero acusó a su medio, el diario Zaman, de defender "intereses extranjeros". Y después le exigió que pruebe sus acusaciones. "En derecho, el que acusa debe demostrar su acusación. Están ustedes hablando de una parcela construida hace 35 años". Cada vez se calentaba más. "¡Pregúntale a tu jefe!" "¡Pregúntale a tu gerente!", llegó a decirle varias veces, según la traducción al español de la sala, en el palacio de Gobierno y ante la incomodidad evidente de toda la delegación española, que incluía a tres ministros.

Erdogan, que vive su mayor crisis política en 11 años de Gobierno y en diciembre destituyó a la mitad de su Gobierno por un gran escándalo de corrupción, ahora está siendo criticado por purgar a los policías que lo están investigando. El primer ministro atacó directamente al periodista y a su medio: "Sus jefes y su gerente no dicen la verdad. Solo dicen calumnias. Usted se inventa todo. ¿De qué está hablando? ¿Qué dice de una piscina de dinero? Usted tiene que tener el valor de decírselo a sus jefes, que están mintiendo. Ustedes solo quieren doblar el número de tuits con sus calumnias"; le decía en un tono desaforado, casi a gritos, siempre según la traducción.

El periodista aguantó estoico la enorme tensión de la sala mientras la rueda de prensa concluía y la delegación española recordaba a la prensa que, por muchas quejas que haya en España, en otras partes están mucho peor. Turquía es el país con más periodistas encarcelados del mundo, por delante de China e Irán, según el Comité de Protección para los Periodistas.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >