Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un tiroteo entre islamistas y policía deja siete muertos en Túnez

Una unidad especial de la Guardia Nacional había cercado a un grupo terrorista "muy peligroso" en un edificio de Raoued, al norte

El enfrentamiento se produce días antes de que se ponga en marcha oficialmente la nueva Constitución

Miembro de la policía antiterrorista tunesina rodean este martes una casa en Tunez. Ampliar foto
Miembro de la policía antiterrorista tunesina rodean este martes una casa en Tunez. Reuters

Un agente de la Guardia Nacional tunecina y seis supuestos terroristas han muerto este martes en un enfrentamiento armado en un barrio del norte de la capital de Túnez, informaron medios nacionales. Los enfrentamientos, que estallaron durante la tarde del pasado lunes, continuaron esta mañana en torno a una casa del barrio de Rawed.

La agencia oficial tunecina TAP ha identificado al agente de seguridad fallecido como Atef Yabri, de 29 años. Horas antes la emisora de radio privada Express había identificado a esta víctima como Ramzi Zinubim. El ministro de Interior tunecino, Lutfi Ben Yedu, ha confirmado además que también Kamel Ghadghadi, uno de los jefes del grupo islamista ilegal Ansar al-Sharia y sospechoso del asesinato el año pasado del líder de izquierda Chukri Bel Aid, falleció en el enfrentamiento.

Entre los seis supuestos terroristas fallecidos se encuentran, según varios medios, Aladín Ben Abdelwahab, alias Abu Hayder, y Ali Mustafá Ben Saad Kalaim, a quienes las autoridades consideran responsables de la muerte de ocho miembros de la Guardia Nacional en un ataque ocurrido el pasado agosto en la provincia de Kaserín.

El pasado lunes, Laroui había indicado que una unidad especial de la Guardia Nacional había cercado a un grupo terrorista "muy peligroso" en un edificio de la localidad, Raoued, tal y como ha recogido la agencia estatal tunecina de noticias, TAP.

Desde 2013, las fuerzas de seguridad tunecinas están combatiendo contra milicianos del grupo islamista Ansar al Sharia, al que Washington cataloga como una "organización terrorista".

Desde el derrocamiento del expresidente Zine el Abidine ben Alí en enero de 2011, Túnez ha sufrido un incremento de la actividad de grupos islamistas radicales que fueron suprimidos por la fuerza por el exmandatario.

Las autoridades han acusado a estos grupos por los últimos ataques violentos en el país, entre los que se encuentra el asalto contra la Embajada estadounidense en septiembre de 2012 y el asesinato de los políticos izquierdistas Chokri Belaid y Mohamed Brahmi.

La oposición ha criticado duramente al Gobierno por su fracaso en la lucha contra los grupos 'yihadistas' presentes en el país y ha acusado a las autoridades de reconocer demasiado tarde la amenaza que suponen.