Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sánchez Cerén, un histórico de la guerrilla acaricia el trono

El candidato del FMLN fue un líder insurgente y la derecha lo presenta como un izquierdista de línea dura

Publicidad electoral del candidato de izquierdas, Sánchez Cerén
Publicidad electoral del candidato de izquierdas, Sánchez Cerén AP

Salvador Sánchez Cerén, candidato del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, favorito en los sondeos electorales, podría ser el primer excomandante guerrillero que llega a la presidencia de El Salvador. Sánchez Cerén fue uno de los líderes del FMLN durante la guerra civil con el alias de Leonel González. A sus 69 años, aspira a suceder a Mauricio Funes al frente del gobierno y prolongar a un segundo mandato consecutivo la estancia de la izquierda en el poder.

Su pasado guerrillero es el flanco por el que más le ha pegado la derecha. A Sánchez Cerén, la oposición conservadora lo presenta como un "rojo" ortodoxo que, después de los cinco años de gobierno de Funes, que tuvieron una orientación de izquierda moderada, vendría a aplicar los viejos planes socialistas del FMLN radicalizando sus políticas con el chavismo venezolano como ejemplo a seguir.

Por las carreteras de San Salvador se pueden ver grandes anuncios de Arena que hacen referencia al pasado guerrillero del candidato de izquierda: Eh... Eh... Eh... Vota pensante, no votes por el comandante.

Según el Frente, el discurso de la derecha es una caricatura difamatoria de su candidato. El presidente Funes decía la semana pasada en una entrevista con EL PAÍS que Sánchez Cerén era un político adaptado a la nueva coyuntura. "Es un comandante histórico que tiene una formación marxista, pero eso no significa que no haya aprendido a gobernar, sobre todo como vicepresidente de la República. Se ha dado cuenta de lo que es posible hacer y de lo que no se puede hacer".

El candidato del FMLN, que antes de la guerra era maestro rural, ha sido ministro de Educación y vicepresidente durante la administración de Mauricio Funes. Fue él quien estuvo a cargo del programa social bandera del gobierno de izquierda: darle útiles escolares y uniformes a los niños pobres.

La campaña de Sánchez Cerén ha tenido un perfil bajo. Quien ha estado dando la batalla en primera línea mediática ha sido Funes, un expresentador de televisión imantado al mundo de las cámaras, los micrófonos y las polémicas.

El exguerrillero, sin embargo, es un hombre poco comunicativo. EL PAÍS le solicitó una entrevista que no fue concedida. Desde hace días, apenas aparece en los medios de comunicación. Norman Quijano, el candidato de derecha, decía este sábado que el FMLN está "escondiendo" a su candidato para que no meta la pata o para que no lo pongan en aprietos con preguntas sobre su vida como guerrillero.

Este viernes, Sánchez Cerén dio una entrevista al canal TeleSur. Sus frases fueron parcas. "Buscamos un pueblo con conciencia cívica para poder hacer las transformaciones". "Para nosotros es importante continuar con el proyecto que hemos comenzado".

Veintidós años después del final de la guerra, y con las encuestas a su favor para ocupar la presidencia de El Salvador, el antiguo comandante revolucionario ha recorrido la campaña con un paso conservador.