Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los manifestantes de Kiev rechazan abandonar los edificios ocupados

Yanukóvich, de baja médica por un resfriado, acusa a la oposición de "echar leña al fuego"

Los opositores desconfían de la ley de amnistía aprobada por el Parlamento

Imágenes de la sesión del miércoles en el Parlamento de Ucrania. ATLAS

El líder del partido nacionalista ucraniano Svoboda (Libertad), Oleg Tiagnibok, afirmó este jueves que los manifestantes no abandonarán los edificios administrativos ocupados para que entre en vigor la ley de amnistía aprobada anoche por la mayoría oficialista en el Parlamento. Por su parte, el presidente Víctor Yanukóvich —que está de baja por enfermedad— aseguró que las autoridades han cumplido todos sus compromisos para salir de la crisis, y acusó a la oposición europeísta de seguir echando leña al fuego.

Yanukóvich, que padece un resfriado, publicó un comunicado en su página web oficial en el que lamenta que la oposición llame a las personas a "seguir en la calle a pesar del frío, en aras de las ambiciones políticas de algunos líderes".

Tiagnibok afirmó que los opositores "no" están dispuesto a cumplir la condición impuesta por el Parlamento para la entrada en vigor del perdón. El líder nacionalista denunció que la amnistía, aprobada con los votos del oficialista Partido de las Regiones, y de los comunistas, convierte en rehenes a los manifestantes detenidos.

Además, Tiagnibok subrayó que la ley de amnistía fue aprobada incumpliendo el reglamento, pues fue votada sin debate previo. Los grupos parlamentarios opositores, que exigía la aprobación del perdón sin ningún tipo de condiciones, no participaron en la votación.

"La oposición se siente engañada. Los manifestantes no abandonarán el Maidán (la plaza de la Independencia) ni los edificios administrativos", declaró el diputado del partido opositor Batkivshina (Patria) Andréi Porubi.

Las protestas opositoras estallaron hace poco más de dos meses después de que el Gobierno del presidente Yanukóvich aplazara de manera indefinida la firma del Acuerdo de Asociación con la Unión Europea (UE), prevista para fines de noviembre del año pasado.

Antes las creciente manifestaciones europeístas en el centro de Kiev, ocupado por la oposición, la mayoría parlamentaria oficialista aprobó el pasado día 16 una serie de leyes para restringir el derecho de reunión y otras libertades civiles.

Tres días después, la capital ucraniana se convirtió en escenario de violentos choques entre manifestantes y policías antidisturbios que se cobraron varios muertos —seis, según la oposición; tres, de acuerdo a la versión oficial— y centenares de heridos.

El 23 de enero, ante la gravedad de la situación, las autoridades y los líderes opositores acordaron una tregua e iniciaron un proceso de negociaciones, en el que la oposición ha conseguido prácticamente todos sus objetivos, salvo la convocatoria de elecciones presidenciales y parlamentarias anticipadas.

Yanukóvich recordó  en su comunicado que los pasos que ha dado en los últimos días el oficialismo (ley de amnistía, dimisión del Gobierno del primer ministro Nikolái Azárov, revocación de las leyes represivas que provocaron los disturbios la semana pasada) fueron negociados con los líderes de la oposición.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >